Los primos de los Tiranosaurios rex eran sus propios enemigos naturales, atacando y abusando de los más pequeños de su propia especie.

La vida de los Daspletosaurus en la prehistoria era más ruda de lo que se pensaba, debido a que no sólo tenían que cuidarse de otras especies de enormes reptiles, sino de sus propios congéneres. La afirmación anterior se desprende de un reciente trabajo de investigación realizado por David Hone y Darren Tanke, académicos de la Universidad Queen Mary, asentada en Inglaterra, quienes analizaron restos de huesos fosilizados de esta variedad de la familia Tyrannosauroidea.

Los Daspletosaurus habitaron Norteamérica, concretamente en zonas de la actual Canadá, hace aproximadamente 75 millones de años y, de acuerdo con la investigación, este tipo de dinosaurio (y probablemente todos los Tyrannosauroideos) no tenían reparos en atacar y comerse a otro miembro de su misma especie si se encontraba ante escasez de comida.

El cráneo mascado del Despletosaurus analisado
El cráneo mascado del Despletosaurus analizado

Además, los especialistas también comprobaron que estos reptiles eran extremadamente violentos y sádicos con sus víctimas, a la que infringían mucho dolor antes de acabar con ella, como lo prueba una serie de pruebas realizada a los restos de un esqueleto de Daspletosaurus ultimado por otro dinosaurio de su misma especie, el cual tenía marcas de mordidas por todo el cráneo, muchas de ellas realizadas después de muerto. Los investigadores sostienen que las marcas que encontraron en los huesos, sobre todo en la mandíbula, fácilmente podrían compararse con una tortura.

El Daspletosaurus, quien era joven al momento de su muerte, fue atacado a mordiscos por hasta 14 dinosaurios de su especie a lo largo de su vida, quienes juguetearon con él salvajemente en numerosas ocasiones, dejándole marcas y cicatrices profundas, hasta antes de partirle parte del cráneo de un mordisco en una pelea, lo que ocasionó su violenta muerte.

desplestosaurio
Una recreación del bullyng que recibía el pequeño Dasplestosaurus

Este caso de abuso, digna del periódico la Prensa o la revista Alarma, documenta cómo los Daspletosaurus se aprovechaban de los Tyrannosauroideas de menor tamaño, pudiendo ser el primer caso de bullying del que se tiene registro.

 “Es posible que las heridas se deban al “pequeño tamaño” (5 metros) del Despletosaurus atacado, tres metros más pequeño que los dinosaurios de su propia especie ya maduros. Pero también podría deberse a cualquier número de razones: peleas entre hermanos, combates por comida, etc.” indicó Dave Hone, parte de la investigación.

De acuerdo con los especialistas, la serie de mordeduras que se realizaron post mortem se deben a una costumbre de los grandes reptiles carroñeros, quienes se alimentaban de su presa durante varios días después de matarla.

vía Phys

fuente Peerj

temas