Un equipo de investigación médica de Kentucky pretende producir un corazón humano completamente funcional con una impresora 3D a más tardar en diez años.

El jefe del proyecto es Stuart Williams, director ejecutivo y científico del Instituto de Innovación Cardiovascular en Louisville, Kentucky. En su laboratorio, ya se ha iniciado el desarrollo de la próxima generación de impresoras 3D destinadas a crearun corazón completo con todas sus partes (músculos, vasos sanguíneos, válvulas y el tejido eléctrico).

“En este momento podemos imprimir componentes individuales del corazón, pero estamos construyendo impresoras de última generación, que permitirán construir corazones completos de arriba a abajo”, señala Williams.

Hasta ahora no se han creado órganos completos en 3D, lo que se hace es crear tejido humano por capas de células vivas e imprimirlas en tercera dimensión, es decir se crea e imprime por partes. Esta tecnología ha permitido crear pequeñas pedazos de órganos como hígado y riñones, a partir de células madre extraídas de la grasa o de la médula ósea. Williams iniciará su investigación imprimiendo en partes, de lo que él llama un corazón “bioficial”. Esto se debe a que:

“Hay que separar el órgano en componentes para averiguar la mejor manera de unirlos”

Pero la construcción de órganos completos también requiere que los investigadores descubran como reproducir las intrincadas redes de vasos sanguíneos que mantienen a los órganos vivos. Las mejores impresoras 3D solo pueden imprimir estructuras con el tamaño de milímetros, mientras que los vasos sanguíneos más pequeños pueden alcanzar la anchura de pocas micras. Williams cree que, al ritmo actual, el proyecto puede convertirse en realidad en los próximos quince años.

Stuart-Williams
Stuart Williams, el jefe de la investigación

El Instituto de Innovación Cardiovascular pretende adelantase a los tiempos estimados y se ha trazado el objetivo de construir un corazón 3D funcional en una década. Para conseguirlo ponen marchas forzadas en desarrollar impresoras 3D mejor equipadas que las que se producen actualmente. Una vez que se establezca que cada parte se puede imprimir con éxito, Williams predice que su equipo podría estar produciendo un corazón cada semana.

fuente LiveScience

temas