Este descubrimiento podría ayudar a las personas a tratar problemas como la depresión.

Si eres consumidor de sustancias psicotrópicas, o si estás pensando en hacerlo, esto te puede interesar. Investigadores de la Universidad de Sussex probaron con pacientes voluntarios el efecto de cuatro alucinógenos: psilocibina, ketamina, hongos y LSD. De acuerdo a las pruebas, los científicos encontraron que existía un incremento de actividad cerebral al consumir LSD, un estado “superior” de consciencia como lo llama la propia universidad.

Es muy sabido que desde que Ken Kesey y Timothy Leary experimentaban con el LSD las personas siempre han afirmado sentir que alcanzan un nivel de conciencia “superior” cuando consumen la droga. Esto escribió Leary en una ocasión a propósito del alucinógeno:

“(…) No lo tomes a menos que estés listo para cambiar radicalmente tu perspectiva acerca de ti mismo y de tu vida, porque serás una persona diferente, y debes estar listo para enfrentar esa posibilidad.”

Pero esto no significa, necesariamente, que los estados de consciencia al consumir LSD sean mejores o peores. En este sentido, los médicos aseguran que no se puede clasificar si el estado es mejor o deseable, pero lo que sí es seguro es que el cerebro trabaja de manera distinta frente a la realidad. Para llegar a esta conclusión los científicos trabajaron con escaners de actividad cerebral, que revelaron los cambios en la diversidad de señales neurológicas cuando se consume LSD.

La ciencia confirma que consumir LSD puede producir un estado superior de consciencia
Imagen creada usando tecnología de imágenes cerebrales, que muestra los cambios en la diversidad de señales neuronales bajo la influencia del LSD.

Los neurólogos observaron que había un aumento en las señales neuronales en las personas que se encontraban bajo la influencia de las drogas psicodélicas, a diferencia de cuando se encuentran en un estado natural de vigilia. Por supuesto, los científicos argumentan que más allá de cuestiones místicas, hippies o rituales, el avance es importante porque con ayuda de estas sustancias podrían tratarse enfermedades como la depresión.

Más allá de todos los tabús alrededor de las drogas, la ciencia está demostrando que en dosis controladas puede traer diversos beneficios para los seres humanos. Como decía Ken Kesey:

“¿Por qué la gente piensa que es tan malo? ¿De qué se trata que asusta tanto a las personas? (…) Porque ellos tienen miedo de que haya más realidad que la que han confrontado.”

Este estudio se vincula directamente con uno reciente donde científicos de la Universidade Federal do Rio Grande do Norte experimentaron con la ayahuasca para concluir que, en dosis controladas, podría tener un efecto positivo en pacientes que sufren depresión severa.

vía Gizmodo

fuente University of Sussex

temas