Científicos de la Universidad Texas, en Austin, crearon ambientes microscópicos para retener bacterias y observar su comportamiento. Básicamente, se trata de pequeños “depósitos” de gelatina moldeados con un láser ultra-preciso.

El primer paso fue diseñar los planos de los “depósitos” en dos dimensiones. A partir de ello, un láser de precisión microscópica creó los diseños en tercera dimensión. La idea es crear ambientes controlados para observar el comportamiento de las bacterias en contacto con nutrientes y con otras bacterias.

Bacterias 2

Los depósitos funcionan de manera similar a una jaula de zoológico. Es decir, tiene una superficie porosa por la que no pueden pasar las bacterias, pero sí pueden entrar nutrientes. Uno de los involucrados en esta investigación, Jason Shear, comentó:

“Lo que esta tecnología nos permite hacer es poner a conversar diversas bacterias entre sí de manera muy precisa, para ver lo que pasa. En este caso, la Staphylococcus aureus con Pseudomonas. Uno de los resultados obtenidos nos indica que con este contacto las bacterias se vuelven más resistentes a los antibióticos”

Con la observación controlada de bacterias podríamos aprender mucho acerca de su comportamiento dentro del cuerpo humano, así como diseñar antibióticos mucho más poderosos.

vía Popsci

fuente University of Texas

temas