¿Cómo funcionan las vacunas en el cuerpo humano?

¿Cómo funcionan y qué son las vacunas? Te explicamos todo sobre este medicamento, uno de los inventos más grandes en la historia humana
Fuente: Getty

Las vacunas son uno de los inventos más importantes en la historia de la humanidad. Gracias a ella se consiguió preservar la vida de millones de personas y hacer que la esperanza de vida de las personas no se viera afectada por una enfermedad como la gripe, la viruela y muchas otras, pero ¿qué son y cómo funcionan en nuestro cuerpo?

(Foto: Getty)

Qué son las vacunas

La OMS define una vacuna como:

“Cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos. El método más habitual para administrar las vacunas es la inyección, aunque algunas se administran con un vaporizador nasal u oral” (Vía: OMS)

Las vacunas se crean a partir de agentes que asemejan a aquellos microorganismos que causan las enfermedades para las que están destinadas. Para ello, se debilitan las muestras de este organismos o se insertan ya muertas al organismos. También se suelen utilizar las toxinas y las proteínas que se encuentran en la superficie del agente contagioso.

Estos medicamentos comenzaron su desarrollo en 1798 gracias a los descubrimientos de Edward Jenner, quien encontró que aquellos infectados con viruela bovina eran inmunes a la viruela de contagio entre humanos. Posteriormente, Louis Pasteur comenzó el desarrollo de vacunas de amplio espectro y para tratar enfermedades de diferentes variedades bajo el mismo principio.

(UNAM)

Cómo funcionan las vacunas en nuestro cuerpo

Las vacunas utilizan agentes similares a los microorganismos de contagio y patógenos esperando que el cuerpo produzca una reacción de defensa. Es decir, este producirá anticuerpos para combatir la enfermedad de manera autónoma.

Al administrar este tipo de medicamentos, el cuerpo advierte que se encuentra bajo ataque, por lo que desarrolla anticuerpos dedicados específicamente para contrarrestar los síntomas y las consecuencias en el organismos.

Es por eso que se utilizan muestras muertas, debilitadas, alternativas o simplemente proteínas de un virus o microorganismo patógeno. De esta forma, el cuerpo es capaz de replicar la cadena proteíca que la contrarreste en forma de anticuerpo.

Una vacuna lo que busca es que el cuerpo tenga memoria sobre ese tipo de patógenos y los combata en el momento en que se advierta que están ingresando nuevamente para buscar contagiar las células sanas del cuerpo.

Asimismo, no todas las vacunas generan inmunidad de por vida. Estas dependerán del tipo de patógeno que están atacando. En algunos casos es necesario hacer que el cuerpo siga generando los anticuerpos para protegerlo de un posible contagio estacional, como en el caso de la influenza y, muy probablemente, como también sea el caso del Covid-19.

ANUNCIO