El reciente fenómeno viral ya es estudiado por universidades locales.

El Colegio de San Luis difundió los comentarios de David Madrigal González, uno de sus investigadores y doctor en Estudios Urbanos y Ambientales por el El Colegio de México, con respecto a los XV años de Rubí, el fenómeno viral del momento.

De acuerdo con Madrigal, la increíble respuesta que tuvo la invitación abierta de Don Crescencio “Chencho” Ibarra, padre de la quinceañera Rubí, a la fiesta de su hija en la Joya, San Luis Potosí, es una muestra de “la reestructuración del tejido social” en nuestro país a raíz de la masificación de las redes sociales. Las relaciones sociales, que se creían que eran formas fijas, “se están modificando por diversos factores, entre otros, por los nuevos soportes tecnológicos y el uso de redes sociales” indicó Madrigal.

“Socialmente significa que hay nuevas maneras de entrelazar las biografías individuales, porque se están relacionando personas que no se conocen entre sí. Es decir, indican nuevas maneras de entrelazar las biografías individuales con el tejido social. Estamos viendo que aparecen nuevas prácticas (…) que van más allá del chisme, el morbo o lo chusco”, recalcó el especialista.

En los próximos años es prácticamente un hecho que las nuevas formas de socialización se masificarán más, e incluso podrían desplazar a otras ya existentes, abarcando aspectos de la vida tan comunes como los noviazgos, los matrimonios, las amistades, el empleo, etc. Para muchos, sobre todo las personas de mayor edad, estas nuevas formas de conocerse y socializar podrían ser interpretadas como formas de descomposición social, pero solamente son una nueva forma en la que las personas y las familias interactúan ante la sociedad, usando principalmente las nuevas tecnologías.

“Estamos frente a la necesidad de relacionarnos de otras maneras. El hecho de conectarnos así a partir de algo que nos parece divertido (…) en el fondo lo que esta haciendo es obligarnos a relacionarnos de otras maneras. Esa necesidad de reinventar formas de organización social a la que los nuevos tiempos obligan. Nos vamos a sorprender mas con todo lo que potencian estas tecnologías –aunque- no siempre para bien (…) los nuevos soportes tecnológicos orillan a nuevas maneras de ponerse en contacto y de convivir y eso es lo que estamos viendo”.”, indicó Madrigal.

El antropólogo social señaló que ahora el tejido social es más volátil y más fácil de reorganizarse, basado en una lógica menos inflexible, más voluble, acorde con el fluir de la vida cotidiana, donde los grandes referentes (los metarrelatos) han perdido solidez.

vía UNAM Global

fuente El Colegio de San Luis

temas