Turquía toma el control de Twitter, Facebook y YouTube en su territorio

Una nueva ley obliga a las estas empresas a radicar sus servidores en el país, con el fin de tomar el control de la conversación.
(AP)

Turquía aprobó esta semana una nueva ley obliga a empresas como Twitter, Facebook y Google y otros proveedores digitales que tenga más de un millón de visitas diarias desde el país y que permita la conversación entre usuarios y la publicación de material en línea a tener a un ciudadano turco como su representante legal dentro de su territorio, el cual deberá responder en un plazo de 48 horas a las órdenes ejecutivas o judiciales para retirar contenidos so pena de multas de entre 122.000 y 1,22 millones de euros. Las empresas que no designen a tal representante verán su ancho de banda reducido hasta en un 90%.

La nueva regulación también exige a las redes sociales mantener parte de sus servidores en Turquía y albergar ahí todos los datos generados por los usuarios turcos, lo que facilitará “el borrado de la memoria digital”, según ha afirmado estos días la abogada Gülsah Deniz-Atalar, experta en derecho y tecnologías de la información. Los diputados dicen que esta ley obedece al “derecho al olvido” e impedir campañas de “difamación”.

Esta noticia evidentemente ha hecho eco entre las organizaciones que protegen los derechos civiles, pues los turcos han recorrido a las redes sociales para informarse, debido a la desconfianza que les generan los medios de comunicación tradicionales. Recientemente el presidente turco presidente Recep Tayyip Erdogan dijo que esta ley es una herramienta para “quitar de en medio todas estas inmoralidades” que hay en las redes sociales.