Lo mejor de tres mundos: ciencia, Nintendo y dibujos.

Un equipo de biólogos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) ha dedicado todos sus esfuerzos en comprender a las bacterias, esos pequeños microorganismos unicelulares que presentan un tamaño de unos pocos micrómetros y diversas formas, incluyendo esferas, barras y hélices.

Aprovechando su conocimiento sobre estos bichos, en el 2005 los científicos del MIT diseñaron bacterias de E. coli que responden a impulsos de luz. Las bacterias alteradas cuentan con un sistema de 18 genes, uno de ellos modificado para reaccionar ante la luz de determinado color, otro que “procesa” las señales, y otro que produce un pigmento que puede apreciarse gracias a un potente microscopio. El logro de los investigadores es notable, ya que prácticamente consiguieron formar una “computadora” biológica sencilla en cada bacteria.

A más de una década del inicio de la investigación, los expertos a cargo del proyecto se han vuelto tan precisos en el manejo de los movimientos de las bacterias que usan parte de su tiempo de investigación para realizar “dibujos” tan curiosos como un Super Mario en su versión de NES.

Además de esa ñoñada, también han realizado otras “obras de arte”, como este curioso mini-cuadro de frutas, que bien podría adornar la pared del comedor de cualquier casa de tus tías:

La idea de los científicos del MIT es que, en un futuro, puedan usar esta técnica para crear bacterias que tengan usos prácticos al interior de los seres humanos, ya sea para mejorar las defensas o fabricar nuevos medicamentos. Por lo pronto, mientras  experimentan para encontrar utilidades para su procedimiento, los expertos pasarán su tiempo libre divirtiéndose con esta especie de Paint biológico.

fuente Nature

temas