Un nuevo descubrimiento le da la razón a los paleontólogos del siglo XIX. 

Todos los fans de los dinosaurios y la ficción cinematográfica crecimos escuchando el nombre de una especie que rivalizaba en popularidad con el Tyrannosaurus rex y el Triceratops, me refiero al Brontosaurus, el más famoso reptil de cuello largo.

A pesar de su fama, el dinosaurio descubierto por Othniel Charles Marsh a finales del siglo XIX, fue declarado como sólo una versión joven de un Apatosaurius en 1903, por lo que la ciencia se dedicó a desacreditar a todos los Brontosaurios que aparecían en la ficción, como en la novela Lost World de Arthur Conan Doyle (1912), la película King Kong (1933) e incluso en la caricatura de los Dinoplatívolos.

Ahora, a más de 70 millones de años de su extinción y un siglo después de que la paleontología lo declaró inexistente, un nuevo estudio publicado en Peerj, una publicación científica de acceso libre, ha devuelto al Brontosaurio a su posición como parte de la aristocracia de los dinosaurios.

Los restos del “lagarto trueno”, significado de Brontosaurio, fueron encontrados alrededor de 1870 en el salvaje oeste de Estados Unidos por Othoniel Marsh. El paleontólogo encontró los huesos de dos diferentes bestias prehistóricas, a las que bautizó como Apatosaurus (lagarto engañoso, por su enorme y engañosa similitud con un reptil submarino), y al segundo como Brontosaurus. Después de la muerte de Marsh, la comunidad científica decidió que no existían suficientes diferencias entre los dos reptiles y los reclasificaron como Apatosaurus ajax y Apatosaurus excelsus, poniendo fin al género Brontosaurus… hasta ahora.

bronto
El Brontosaurio la adaptación a cine de Lost World de los años 20

Emmanuel Tschopp, paleontólogo suizo a cargo de la nueva investigación, sostiene que los nuevos fósiles encontrados de este grupo de dinosaurios son suficientes como para volver a diferenciar a los Brontosaurios de los Apatosaurios. Y señala que la cancelación de la existencia como especie de los Brontosaurios formó parte de las consecuencia de “la guerra de los huesos”, un periodo de tiempo a finales del siglo XIX en el que los paleontólogos buscaban afanosamente descubrir especies para conseguir reconocimiento, los cuales fueron cuestionados a principios del siglo XX.

“Nuestra investigación documenta que las diferencias entre las dos especies son, al menos, tan numerosas como las que se dan entre otros géneros estrechamente relacionados, y muchas más de las que normalmente sirven para distinguir entre dos especies del mismo género”, indicó Roger Benson, de la Universidad de Oxford, parte de la investigación.

Aunque Tschopp, Benson y el resto del equipo cuentan con una investigación seria y exhaustiva, su análisis aun no es la última palabra sobre el tema, debido a que aun resta algo de tiempo para que sus conclusiones sean tomadas como definitivas.

“Aun así, pensamos que muchos estarán muy felices de escuchar que uno de los más famosos géneros de dinosaurios de todos los tiempos está de vuelta”, dijo Tschopp.

De confirmarse el estudio, veríamos cómo la paleontología se equivocó durante todo el siglo XX, y cómo la ficción tuvo la razón durante el mismo periodo de tiempo. Celebremos el regreso del Brontosaurio recordando a Bronto Trueno, uno de los más carismáticos Dinoplativolos:

vía Scientific American

fuente Peerj

temas