El enorme agujero tiene una longitud de aproximadamente 400 km.

Científicos australianos han encontrado un enorme cráter de 400 kilómetros de diámetro provocado por un meteorito. Este, además de ser uno de los cráteres mejor conservados de la Tierra, también es el más grande que se conozca hasta ahora, superando el récord del cráter de Vredefort en Sudáfrica, que mide unos 380 kilómetros. El Vredefort sin embargo, sigue teniendo la marca por la cicatriz más antigua del mundo, formándose hace aproximadamente 2,023 millones de años atrás.

No se ha establecido aún qué tan antiguo es el cráter australiano, sin embargo, se presume que en realidad el el enorme meteorito se dividió en dos partes (cada una de 10 kilómetros de longitud) antes de impactar con la Tierra, provocando así dos agujeros de 200 kilómetros. Ambas marcas fueron “maquilladas” naturalmente a través de los años, y gracias a algunas perforaciones realizadas por el equipo australiano para un proyecto de energía geotérmica, fue que se dio con el descubrimiento publicado en Science Direct.

Los científicos siguen intentando determinar la edad exacta de este cráter por medio del análisis de las rocas que cubrieron el impacto para ver si arrojan alguna pista. El director del proyecto, Andrew Glikson, de la Escuela ANU de Antropología y Arqueología, calcula que el cráter podría tener unos 300 millones de años de antigüedad, aunque menciona que es complicado determinarlo con exactitud. Y es que un meteorito de esas dimensiones podría haber extinguido cualquier especie que viviera en esa época, y ningún evento documentado en la historia coincide con ello.

vía Popsci

fuente Science Direct

temas