Un nuevo estudio revela que el derretimiento de los glaciares ha llegado a un punto sin marcha atrás.

La investigación a cargo de científicos de la NASA y la Universidad de California en Irvine, confirma que el hielo de la Antártida se está derritiendo a un ritmo cada vez más acelerado. Y lo peor de todo, es que a estas alturas el proceso ya es irreversible.

Las causas del derretimiento son varias, y no todas están relacionadas con la actividad humana. Mientras que el cambio climático y el agujero en la capa de ozono son en parte responsables del daño, los investigadores también señalan otros factores de origen natural, como los cambios de temperatura en las corrientes.

Eric Rignot, principal autor del estudio, advierte en la publicación que los glaciares afectados tienen suficiente agua como para elevar el nivel global del mar en 1.2 metros. Sin embargo, el investigador estima que esto no ocurrirá hasta dentro de varios siglos.

Lo anterior no significa que no tengamos de qué preocuparnos, pues Rignot señala que luego de este alarmante descubrimiento, ahora es necesario realizar nuevas mediciones acerca del incremento en el nivel del mar. Y es que aunque el proceso ya es irreversible, estamos a tiempo de evitar que el derretimiento se acelere todavía más, llevándose consigo buena parte de las zonas costeras en todo el mundo.

El estudio es el resultado de 40 años de observación sobre los glaciares de la zona del mar de Amundsen, al oeste del  continente antártico.

fuente NASA

temas