NASA captura el momento en el que un agujero negro devora a una estrella

Por primera vez un satélite de la NASA observó un agujero negro desgarra o devora una estrella de principio a fin.
(Foto: Wikicommons)

Este 2019 ha sido revelador en cuanto a los que los científicos han aprendido con respeto a los agujeros negros. Se obtuve la primera foto de esta región finita. Sabemos que si un agujero negro devora a una estrella sería uno de los eventos más violentos del universo, y los astrónomos han sido testigos de sus secuelas con nuevos detalles históricos con la ayuda de uno de los telescopios espaciales más nuevos de la NASA.

También te recomendamos: Según la NASA, así se ve un agujero negro de cerca

El Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito, también conocido como TESS por sus siglas  en inglés, detectó un evento raro llamado interrupción de la marea, que es el término científico para cuando un agujero negro que devora o destruye una estrella en pedazos a medida que la consume. Básicamente es pura destrucción en una escala alucinante.

(Foto: NASA)

Los astrónomos dicen que este tipo de carnicería cósmica solo ocurre una vez cada 10,000 a 100,000 años en una galaxia del tamaño de la Vía Láctea. Debido a que hay miles de millones más de galaxias en el universo, los científicos han podido detectar alrededor de 40 eventos de este tipo hasta ahora, pero aún es difícil detectar uno.

“Imaginen que están parados en la cima de un rascacielos en el centro de la ciudad, y deja caer una canica desde la parte superior, y está tratando de que caiga por un agujero en una tapa de alcantarilla”, explicó el profesor de astronomía de la Universidad Ohio State, Chris Kochanek. comunicado del jueves. “Es más difícil que eso”.

El evento fue visto originalmente el 29 de enero por el All-Sky Automated Survey para Supernovae, una red global de telescopios robóticos con sede en la Universidad de Ohio State. El evento se ubicó en una parte del cielo donde TESS también estaba observando.

“Los datos de TESS nos permiten ver exactamente cuándo este evento destructivo, llamado ASASSN-19bt, comenzó a ser más brillante, lo que nunca antes habíamos podido hacer”, dijo Thomas Holoien de los Observatorios Carnegie en Pasadena, California. “Los primeros datos serán increíblemente útiles para modelar la física de estos arrebatos”.

Presenciar un evento tan raro como sucede debería ayudar a los científicos a comprenderlos mejor. Un artículo que describe los hallazgos, dirigido por Holoien, fue publicado en The Astrophysical Journal.