Una compañía francesa planea construir calles y carreteras con paneles solares.

Tenemos buenas noticias para la vida sustentable. Una filial de Bouygues SA –una de las principales compañías francesas dedicada a la ingeniería–  ha diseñado paneles solares resistentes, capaces de soportar el peso de un camión de 18 ruedas. Esto significa que los impuestos que pagamos por tener electricidad podrían reducirse de manera considerada. El ambicioso proyecto se llama Wattway, y en este se están construyendo 100 sitios de pruebas al aire libre y, para 2018, se planea comercializar la tecnología.

La empresa encargada de esta proeza es Colas, y de acuerdo con la mentalidad de su director de tecnología, Philippe Harelle, las carreteras son un espacio idóneo pues están libres, a diferencia de las granjas solares que muchas veces van de la mano de la agricultura. De esta manera, la empresa se une a grupos como Scania de Suecia y Solar Roadways en los Estados Unidos, que también buscan integrar paneles en el pavimento.

Soportan el peso, pero ¿de verdad resisten?

Colas fabrica sus productos de manera que puedan soportar el peso del tráfico. Sus paneles están integrados por varios tipos de plásticos para crear una carcasa clara y duradera. El panel solar debajo de todo esto es un modelo ordinario, similar a los paneles en tejados. El cableado eléctrico, por su parte, está incrustado en la carretera. Para rematar toda la celda está protegida por una superficie antideslizante hecha de vidrio triturado.

El mes pasado, en el pueblo francés de Tourouvre, en Normandía, se inició la construcción de un centro de pruebas de un kilómetro. Se espera que los 2,800 metros cuadrados de paneles solares instalados generen 280 kilowatts netos. Según la compañía, esto generaría suficiente energía para alimentar toda la iluminación pública de un pueblo de 5 mil habitantes, durante un año. Nada mal para empezar.

colas_celdas-solares_destacada

Los próximos dos sitios estarán en Calgary en Canadá y en Georgia, Estados Unidos, aunque Colas también planea construirlos en África, Japón y en toda la Unión Europea. La empresa está interesada en “probar todo tipo de tránsito y condiciones climáticas diferentes”, pues quieren “encontrar los límites”. Esto con el fin de producir mejores productos porque, como era de imaginarse, la fragilidad potencial se suma al costo como un obstáculo potencial.

El costo de los materiales, por el momento, hace que sólo los proyectos de demostración sean sensatos: un metro cuadrado de la carretera solar actualmente cuesta unos 2,126 dólares y unos 2, 500 euros. Esto incluye el monitoreo, la recolección de datos y la instalación. Colas dice que puede hacer que el precio sea competitivo con las granjas solares tradicionales para 2020.

Además de esto, la compañía también tiene un sitio de prueba  para cargar vehículos eléctricos. Otro que alimentará una pequeña planta de producción de hidrógeno. Igualmente la compañía ha instalado sus paneles solares para iluminar las carteleras electrónicas y está trabajando en acoplamientos con las luces de la calle.

A pesar del costo elevado de las carreteras eléctricas, hay otras alternativas que poco a poco se suman a la causa. Por ejemplo, el mes pasado, Tesla Motors sorprendió al develar sus tejas que funcionan como paneles solares, y hace poco al anunciar su plan para abastecer a toda una isla de luz.

Para que los ciudadanos gocemos de verdaderos beneficios las empresas tendrían que vender a los gobiernos del mundo esta tecnología y planes de mantenimiento –se me ocurre– para, posteriormente, cobrarnos una cuota anual significativa. Porque pensar que podría ser gratis y estar incluida en un plan gubernamental es casi un sueño, sobre todo en México, donde sabemos que no hay gobernante que no dé paso sin huarache.

Asimismo, ignoramos la viabilidad del proyecto en ciudades tan grandes como la de México o Nueva York debido a la concentración de masa urbana y tráfico vehicular. Lo que si te podemos decir es que una nueva era para el uso de la energía está iniciando, ¿quiénes serán los verdaderos beneficiados?

vía Bloomberg

fuente Wattway

temas