Han pasado más de dos décadas desde que los Cazafantasmas controlaron la estatua de la libertad con un NES Advantage, y ahora la NASA quiere hacer algo parecido aplicado con sus robots espaciales.

El Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la agencia espacial estadounidense está desarrollando experimentos para controlar robots exploradores, por medio de la nueva versión del Kinect y la tecnología de Oculus Rift, unos lentes de realidad virtual que promete revolucionar los videojuegos con una experiencia inmersiva.

Al parecer, los científicos de la NASA fueron de los primeros en obtener su Xbox One, ya que desde noviembre de este año trabajan con experimentos para controlar un brazo robótico con ambas tecnologías. Según ellos, con todos los nuevos puntos de seguimiento y libertad de ángulos de rotación del Kinect, han sido capaces de manipular mucho mejor el brazo.

NASA-Oculus-Rift-Kinect-02

Hasta el momento el mayor problema es el retraso entre las instrucciones y la respuesta del robot, ya que se tratan de distancias enormes. Aún así ya han ideado algunas soluciones provisionales, como representar con una sombra la posición de la máquina para que el operador pueda saber el momento en que se reciben las instrucciones y se acostumbre así al retraso.

Entre las aplicaciones que tienen pensadas para este proyecto, se encuentra la de servir como control de vehículos espaciales como el Curiosity o el Robonaut 2, un astronauta robot diseñado para realizar tareas que puedan ser peligrosas para los humanos en el espacio exterior.

¿Quien dijo que los videojuegos no aportan nada a la humanidad?

vía Engadget

fuente NASA

temas