Desde el año pasado, existen varios proyectos mexicanos que están trabajando en el desarrollo de sillas de ruedas que puedan mejorar la vida de millones de personas con capacidades diferentes. En esta ocasión, les presentamos dos iniciativas que se desarrollan con instituciones educativa en nuestro país, una en la Universidad Autónoma de Baja California Sur  (UABCS) y otra en el Campus Monterrey del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Hybri-Voz

Hybri-Voz

En abril de 2013, estudiantes de Ingeniería en Tecnología Computacional de la UABCS comenzaron a desarrollar el proyecto Paleui, que consiste en el desarrollo de una silla de ruedas motorizada que las personas pueden controlar con el movimiento de su cabeza. En aquel entonces se planeaba utilizar una diadema equipada con sensores, los cuales serían capaces de medir la inclinación de la cabeza para determinar la dirección en que avanza la silla.

Luego de un año de mucho trabajo, recientemente los alumnos presentaron Hybri-Voz, una silla de ruedas que ahora no utiliza una diadema, sino la carcasa de un dispositivo manos libres con sensores para detectar los movimientos de la cabeza y dirigir así a la silla. Pero aquí no para la evolución del proyecto, ya que también desarrollaron una aplicación móvil para dispositivos Android que le permite a las personas controlar la silla con comandos de voz. Después de reconocer instrucciones sencillas como “avanza” o “para”, el teléfono envía las instrucciones a la silla por medio de Bluetooth.

Además, al sistema se le colocaron sensores de proximidad, para que la silla pueda detenerse en caso de emergencia (como al encontrarse con un desnivel o escalón), sin necesidad de recibir la instrucción del usuario.

El Ingeniero Miguel Ángel Espíritu Jiménez, profesor del Departamento Académico de Sistemas Computacionales de la UABCS, señaló que actualmente están buscando formar alianzas con instituciones públicas o privadas para producir a gran escala estas sillas y comercializarlas. La mejor noticia es es que este sistema sólo aumenta entre 3 mil y 4 mil pesos el costo de una silla tradicional, algo bastante económico comparado con otras sillas automotoras en el mercado.

HachMind

HachMind

Un grupo de investigadores y alumnos del Tecnológico de Monterrey, Campus Monterrey, trabaja en un proyecto llamado Célula de Incubación HachMind, y entre los avances desarrollados, se encuentra el prototipo de una silla de ruedas que se mueve al obedecer señales cerebrales. HachMind es un proyecto que busca brindar soluciones tecnológicas a través del desarrollo de interfaces cerebro-computadora que permita abrir un canal de comunicación entre la actividad cerebral de las personas y su entorno físico, desde controlar videojuegos hasta mover objetos.

La tarea más difícil y laboriosa fue censar las señales cerebrales que se requieren para el movimiento de la silla, y el desarrollo de algoritmos que permiten traducir las intenciones del usuario en acciones ejecutables.

Diego Vidal Escamilla Collí, líder del equipo y estudiante del Doctorado en Ciencias de la Ingeniería, dijo que la ventaja de utilizar una interfaz cerebro-computadora se basa en la posibilidad de crear un canal de comunicación entre los usuarios y su entorno físico, sin necesidad de utilizar el sistema muscular.

Este proyecto sigue en etapa de experimentación, y se ha comprobando que los pensamientos del usuario pueden controlar el movimiento. Por ejemplo, con un primer parpadeo intencionado se lanza la señal de alerta o encendido, después el sistema espera un lapso aproximado de tres segundos y detecta la segunda señal. Otro parpadeo sencillo es para mover la silla de ruedas hacia la derecha, y dos parpadeos son para moverla a la izquierda.

Estos son tan sólo dos proyectos que trabajan por mejorar la calidad de vida de millones de personas, en 2012 estudiantes el IPN también desarrollaron el prototipo de una silla que utiliza una diadema comercial para captar ondas cerebrales, pero lo importante es que estos proyectos logren llegar a la etapa de comercialización, de otra forma todo el esfuerzo se queda en buenas intenciones.

vía ITESM

fuente UABCS

temas