La economía de la innovación está transformando el mundo. Nuevas tecnologías que promueven la flexibilidad y creación compartida de valor están abriendo oportunidades de trabajo, reduciendo costos y creando maneras más simples de hacer las cosas.

Uber Technologies está ayudando a resolver problemas de movilidad urbana en las ciudades más grandes del mundo, haciendo que haya transporte disponible para todos en cualquier lugar y momento, con sólo tocar un botón. Precisamente por eso hemos sido recibidos con los brazos abiertos por decenas de miles de choferes y millones de pasajeros en más de 200 ciudades en las que operamos actualmente.

La innovación es, por definición, nueva, diferente e inesperada. Resulta contrastante que muchas de las leyes y regulaciones actuales en México y en el mundo; fueran escritas antes de la ubicuidad de los smartphones, del Internet e incluso de las computadoras. No resulta sorprendente que las economías tradicionales, que dependen de reglas anticuadas, se tarden en cambiar. Aún así, sabemos que muchos dentro del gobierno mexicano reconocen que estamos parados en la entrada de una emocionante era digital, y subsecuentemente están listos para discutir regulaciones modernas, basadas en el sentido común que promueven la tecnología y el impacto positivo que la innovación tiene en las vidas de los ciudadanos.

La confusión y falta de entendimiento en torno a Uber tampoco es una sorpresa, pues los servicios innovadores no son abarcados por categorías tradicionales. No somos una compañía de taxis ni una de transporte. Uber no es propietario de ningún vehículo ni empleador de ningún chofer. De hecho, Uber es una plataforma de tecnología que conecta a dos grupos que ya existían: choferes que buscan clientes y pasajeros que buscan una experiencia premium, rápida y segura.

Uber
Uber es una plataforma que conecta a choferes que buscan clientes y pasajeros que buscan una experiencia premium (foto: Uber)

Como otras compañías en la economía de la innovación, Uber está revolucionando a los mercados tradicionales, que no responden a la demanda y expectativas del público. Los mexicanos están exhaustos de tener que lidiar con servicios cada vez más deteriorados. Uber y otras compañías similares han recibido calurosas acogidas, no por favores del gobierno, sino porque facilitan mejores servicios a personas comunes y otorgan una mejor oportunidad económica a los choferes (la cifra más reciente es que creamos alrededor de 50,000 empleos al mes en todo el mundo).

En términos simples, Uber es exitoso porque hemos resuelto problemas de movilidad para decenas de miles de usuarios en México. Naturalmente, las compañías que dependen de los viejos modelos de negocios y de los monopolios regulados se oponen a las nuevas tecnologías. Sin embargo, en ciudades de todo el mundo millones de individuos comunes, que se benefician de las opciones que la tecnología ofrece, han manifestado su apoyo.

Así es como se han llevado a cabo cambios en regulaciones que resultan prácticos y modernos, en ciudades como Londres, San Francisco y Nueva York, por mencionar algunas. Esto es sólo el comienzo de una revolución global de movilidad. En California, Estados Unidos, hemos empezado a probar un servicio que permite que personas con localizaciones de partida y llegada similares compartan un viaje, lo que resulta en sacar aún más autos de las calles. Un estudio reciente del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Cornell, encontró que alrededor del 95% de los viajes urbanos pueden ser compartidos, reduciendo el tráfico más del 30%.

Las tecnologías basadas en Internet hacen que compartir sea más fácil, así que el costo de obtener transporte en cualquier momento y lugar, eventualmente puede ser menor que el de ser propietario de un carro particular. Para tecnologías tan avanzadas, las posibilidades en temas de movilidad urbana son infinitas.

Uber-03
Uber es exitoso porque hemos resuelto problemas de movilidad para decenas de miles de usuarios en México (foto: Embarq Brasil)

Los mexicanos hacen chistes con frecuencia sobre el tráfico, la inseguridad y lo difícil que es llevar cosas a cabo en una ciudad tan grande como la nuestra. Nos burlamos, porque así han sido las cosas siempre. ¿Pero quién está de verdad satisfecho con el status quo? En este momento las tecnologías nuevas están empujando al mundo hacia el Siglo XXI. Tienen el potencial de hacer que las cosas sean más fáciles y seguras para todos. Resulta evidente que muchos mexicanos están de acuerdo con los cambios y a favor del progreso. Es claro que nadie en México quiere quedarse atrás.

Uber-logo
* Por: Rodrigo Arévalo, Director General de Uber en la Ciudad de México. Rodrigo hace prácticamente de todo, desde ayudar a arreglar los autos de los socios de Uber, hasta ser un power user de Zendesk dando servicio al cliente. Antes de Uber, Rodrigo fue Director de Marketing Digital para Linio Latinoamérica, el proyecto más ambicioso de Tocket Internet en la región. Emprendedor fallido, y treehugger convertido al lado “obscuro” del Internet. Ingeniero Industrial por la Universiad Iberoamericana.

** Foto de portada: Esparta Palma

temas