Un nuevo bache surge ante la expansión de los e-Scooters en el mundo.

Lime

(LIme)

Las autoridades de Madrid, España, les han dado a las compañías Lime, Wind y Voi, 72 horas para retirar sus scooters eléctricos de las calles luego de los cambios a las leyes de movilidad que prohíbe el uso de esos “patines del diablo” en las aceras y zonas peatonales, así como ir a velocidades mayores a 30 kilómetros por hora.

La autoridad madrileña argumenta que las compañías no especifican “zonas en las que los clientes de esos servicios pueden comenzar o terminar el viaje“. Según la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, estos vehículos no pueden circular por aceras y demás espacios reservados con carácter exclusivo para el tránsito, estancia y esparcimiento de los peatones. Las empresas han respondido que se encuentran trabajando con las autoridades madrileñas para llegar a un acuerdo y adaptarse a las nuevas leyes viales.

La estadounidense Lime, que desembarcó en Madrid el 8 de agosto sin autorización oficial, además de la alemana Wind y la sueca Voi. La situación de estas empresas se complicó en agosto mismo, cuando una persona murió a causa de un accidente en el que un e-scooter eléctrico.

Este es un nuevo bache que han tenido que sortear las apps de renta de e-scooters en el mundo. Hace unos meses la empresa Grin se vio en la obligación de suspender sus actividades en la Ciudad de México debido a las nuevas normas para los servicios que operan la renta de patines del diablo.

fuente Tech Crunch

temas