Al parecer las máquinas expendedoras son un canal de distribución tan práctico que ya no sólo podemos comprar dulces o refrescos, ahora varias empresas utilizan estos artefactos para vender teléfonos, discos, películas, audífonos, libros y hasta trajes de baño.

En China quisieron ir un paso más allá y han construido máquinas expendedoras con capacidad para entre 30 y 300 coches eléctricos. Aunque este modelo no sustituye la experiencia multisensorial de comprar un auto, sí hace mucho más sencillo rentar uno.

Por 3.75 dólares la hora, la compañía Kandi Technologies renta un coches ultra compactos con un alcance de 75 kilómetros y una velocidad máxima de 80 km/h. Aunque en China existe un programa equivalente al de Ecobici en la Ciudad de México, esta idea pretende ser una alternativa para aquellos que no tienen un auto propio, ya que actualmente es común ver motonetas con hasta tres pasajeros que incluyen menores de edad y sin protección.

China-transporte
Foto: Phil Parsons

Para usar este servicio, el cliente sólo necesita insertar una tarjeta y un mecanismo gigante entrega el auto, cuando se acaba la batería o lo terminan de usar, sólo hay que dejarlo en otra máquina expendedora para que lo pongan a cargar y se encuentre listo para el siguiente servicio.

Con una población de alrededor de 1.35 mil millones de habitantes, sólo el 10% de los chinos tienen auto propio, pero esto es suficiente para generar niveles de contaminación ambiental alarmantes y que en otras países obligaría la aplicación de un quíntuple “hoy no circula”. Aún así, la demanda de coches sigue en aumento, y el gobierno ha tomado todo tipo de medidas, desde invertir más de 66 millones de dólares para comprar vehículos eléctricos, hasta limitar el número de placas emitidas a coches convencionales cada año.

Por esta razón, Kandi cree que la clave es desarrollar alternativas que reduzcan la demanda de automóviles de propiedad privada y mejor aún, ofrecer opciones económicas y que no dañan el medio ambiente.

Kandi-Mahchine-02

La joven empresa fundada a finales de 2013, actualmente tiene dos máquinas expendedoras en la ciudad de Hangzhou, la cual tiene una población de 10 millones de habitantes. Para marzo de este año planean tener un total de 50 estaciones y expandirse a las grandes ciudades de Beijing y Shanghai, donde esperan alcanzar una meta de 750 máquinas.

¿Será esta una alternativa de transporte urbano más conveniente ? ¿O es mejor invertir en infraestructura para medios más ejercitadores como las bicicletas?

vía Wired

fuente Kandi

temas