La crisis en la cadena de suministros de todo el mundo seguirá y empeorará

El COVID-19 no puede controlarse y los puertos de exportación e importación de materia prima lo padecen.
Imagen: Reuters

Desde que apareció el COVID-19, la cadena de suministros del mundo entero ha estado en crisis. No solo no hay productos que exportar, también hay menos barcos, menos rutas y también menos contenededores para transportar las mercancías. Para todos, la solución llegaría con las vacunas y las medidas de distanciamiento social, pero al parecer nuestras estimaciones pecaron de optimistas. Tras la llegada de las variantes Delta y Lambda, la crisis de las importanciones no solo seguirá, también empeorará.

En un nuevo artículo de Bloomberg se enlistaron algunos de los principales conflictos que enfrenta la industria de las exportaciones de materia prima y de productos de consumo durante el auge del coronavirus a finales de 2021. Sus pronósticos son duros, pero realistas. El famoso cuello de botella en la línea de suministros de todo el mundo se prolongará y podría hacerse aun más restrictivo.

Los principales puertos han reducido su capacidad de envio y este seguirá reducido por varios meses más | Imagen: Bloomberg

Es inevitable, pero los costos de la mayoría de los productos que requieran materia prima de asia aumentarán, si es que todavía no han subidos sus precios. Actualmente el costo del envió de un cargamento de Asia a Europa es 10 veces más alto con respecto al 2020 y para América es seis veces más caro.

Para reducir los casos de COVID-19, los paises exportadores de materias primas han frenado sus operaciones | Imagen: AFP

Esto, explica Bloomberg, se debe a que Taiwan ha estado cerrando sus principales puertos, a veces por semanas, intentando frenar los contagios de la variante Delta que identifica en la zona. Además de los pocos viajes, los exportadores tienen que pelear el espacio en los contenedores dentro de los barcos pagando un “extra” para que su productos tengan prioridad. El exportador recibe la mercancia con el cargo extra y transfiere el aumento a los compradores finales.

Las estimaciones sugieren que la congestión portuaria y la reducción en la capacidad de envío podría durar hasta mediados de 2022. Eso sí el mundo logra controlar el COVID-19 y todas sus variantes. Mientras tanto, los productos seguirán escaseando o, en su defecto, aumentando su precio exponencialmente.

***

En Dopler hablamos de motores y de los transportes que nos moverán en el futuro. Amamos todo lo que parezca juguete de James Bond. Síguenos en Facebook.

ANUNCIO