Una escena de la película Ant-Man and the Wasp

En esta reseña de Ant-Man and the Wasp explicamos por qué es una secuela divertida que no logra llegarle, ni a los talones, a las propuestas originales de su antecesora.

Ant-Man and the Wasp es la veinteava película del Marvel Cinematic Universe (MCU). Es, también, la antepenúltima cinta de las tres principales etapas de este universo: recuerden, sólo nos queda Captain Marvel y la segunda parte de Avengers: Infinity War para cerrar toda una era de cintas interconectadas.

A pesar de su lugar preponderante en el fin de todo un ciclo, la nueva película de Peyton Reed es, más bien, un respiro en medio de eventos trascendentes. A diferencia de lo que yo creía y esperaba, esta película no añade nada a la mitología de los Avengers, no desarrolla el microverso de Marvel, no responde a ninguna de las preguntas planteadas por Infinity War.

En ese sentido, Ant-Man and the Wasp  es puro alivio cómico. Y Reed se lo toma muy en serio –o en guasa– explotando a rajatabla todo lo que funcionó en la cinta anterior. El resultado es una cinta divertida, llena de acción y con grandes efectos especiales pero que, a diferencia de la primera película, parece más un remix que una canción original. Derivativa, floja y mal escrita, Ant-Man and the Wasp rara vez marcha fuera de algunos elementos comprobados de comedia y acción.

Reseña: Ant-Man and the Wasp - Una decepcionante secuela
Imagen: Marvel

La excusa narrativa

Ant-Man and the Wasp no es realmente una continuación de la primera película de Ant-Man. Funciona, más bien, como una continuación inmediata de Captain America: Civil War centrada en Scott Lang. Los Avengers están desbandados y, dos años después de los acuerdos de Sokovia, Lang vive aburrido en arresto domiciliario.

Mientras tanto, Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) y Hank Pym (Michael Douglas) siguen huyendo de las autoridades: se les acusa de prestar tecnología que ayudó a Steve Rogers durante su revolución en Alemania. En su exilio, el brillante científico, inspirado por la forma en que Scott Lang escapó al Quantic Realm (que es la versión MCU del Microverse) está intentado construir un túnel para rescatar a su esposa Janet Van Dyne (Michelle Pfeiffer). Janet, la original Wasp, lleva treinta años extraviada en un estado subatómico después de que se sacrificó para salvar a miles de un misil nuclear.

Al abrir un camino hacia el reino cuántico, sin embargo, Pym creó una extraña conexión entre Janet y Scott Lang. Así, el viejo Ant-Man debe reunirse con el nuevo Ant-Man para reconciliar sus diferencias en una peligrosa misión de rescate para salvar, treinta años después, a la madre de Hope. En medio de todo este relajo, los viejos amigos de Lang entran al quite (Luis interpretado por el genial Michael Peña, Dave interpretado por T.I. Harris y Kurt por David Dastmalchian) además de nuevos enemigos como el escuálido vendedor de mercado negro Sonny Burch (Walton Goggins) y la enigmática Ghost (Hannah John-Kamen).

Reseña: Ant-Man and the Wasp - Una decepcionante secuela
Imagen: Marvel

Como pueden ver, esta cinta no tiene grandes enemigos cósmicos ni amenazas mundiales. Es una película relativamente sencilla que tuvo que integrar elementos dispersos para crear una sensación algo falsa de dificultad para los superhéroes. Porque ni Burch, ni Ghost son verdaderos adversarios para Ant-Man y Wasp. De hecho, el más problemático oponente de la cinta es Jimmy Woo (Randall Park), el agente del FBI encargado de vigilar el arresto domiciliario de Scott Lang.

Ghost y Burch quieren, por diferentes razones, apoderarse del laboratorio de Hank Pym (que, claro, el científico puede reducir al tamaño de una maletita para transportarlo con comodidad). Y este detalle sirve, en la cinta para retrasar la misión principal de rescate de los protagonistas. La película se construye, entonces, como un juego de dos horas de papa caliente: un personaje roba el laboratorio maleta, otro lo recupera, otro lo vuelve a robar y así, sucesivamente, hasta que se terminan resolviendo los meandros de la cinta.

No es la fórmula más novedosa, ni la más interesante, pero funciona para encadenar secuencias de acción y alivio cómico sin pensar mucho en las consecuencias narrativas de la cinta. En un plano amplio, pues, Ant-Man and the Wasp funciona como una película algo burda de comedia y acción. En un plano más cercano, carece de todas las sutilezas, los detalles, los guiños ñoños y las secuencias de acción sorprendentes de la primera cinta.

Reseña: Ant-Man and the Wasp - Una decepcionante secuela
Imagen: Marvel

The Wasp

La ausencia del detalle

La primera cinta de Ant-Man me pareció tan impresionante porque es una adaptación cariñosa de un personaje de cómics olvidado. Ant-Man pertenece a otra época: como personaje esencial de la era plateada de Marvel, el primer hombre hormiga de Hank Pym era un vestigio de la Guerra Fría y su impacto en la ideología de los cómics.

Por eso, las aventuras setenteras de Ant-Man eran tan extrañamente paranoicas, tan llenas de referencias a las invasiones soviéticas, tan temerosas de lo que la tecnología militar miniatura podría hacer en las manos de enemigos de la libertad. Y muchos olvidan, en el carácter más ridículo de estos cómics, que Hank Pym y Janet Van Dyne fueron miembros fundadores de los Avengers y representaron una era esencial para fundamentar lo que, años después, se convertiría en el MCU.

Al presentar a Hank Pym pasando la batuta a Scott Lang, al separarlo de la locura de Yellowjacket (para convertir a éste en un villano externo), esta adaptación del viejo personaje hizo algo impensable: darle nueva actualidad, nuevo carisma y nueva importancia a una figura olvidada por las generaciones más jóvenes. Con esto, también, creó las mejores escenas de acción cómica que se han visto en años: la última batalla de Ant-Man y Yellowjacket en el tren de juguete es, por ejemplo, tan memorable como la pelea dentro de un maletín mientras suena Disintegration de The Cure.

Reseña: Ant-Man and the Wasp - Una decepcionante secuela
Imagen: Marvel

Y la genialidad humilde de esta cinta se basaba en un respeto a la historia de publicación de los personajes, una trama sencilla pero bien llevada, un villano creíble y alivios cómicos genialmente originales.

Pero nada de esto resulta en la secuela.

De entrada, el respeto a las historias de publicación de los personajes que utiliza Ant-Man and the Wasp es absolutamente superflua. Aquí Ghost no tiene ninguna de las motivaciones anticapitalistas que tanta consistencia le daban en los cómics; Jimmy Woo es un pobre idiota (que funciona, sin embargo, como el alivio cómico más original cuando Peña se repite); Sonny Burch se desaprovecha totalmente; Egghead muere en un flashback rápido; y la gran Janet Van Dyne sale tres segundos, como si nada le hubiera pasado por vivir tres décadas encerrada en un mundo de locura psicodélica y aislamiento.

Reseña: Ant-Man and the Wasp - Una decepcionante secuela
Imagen: Marvel

Así, a pesar de que es maravilloso ver a la nueva Wasp peleando, a pesar de que me fascine la alternancia entre Ant-Man y Giant-Man, a pesar de que los mecanismos de acción y comedia sigan funcionando, la textura de los personajes se siente algo diluida. Vean, por ejemplo, el personaje secundario de Bobby Cannavale: en la primera cinta tiene un peso en la disputa parental y aquí es un bodrio que da abrazos.

En este contexto de caracteres diluidos, reducidos a sus más ínfimas funciones para hacer avanzar la trama, ni siquiera las hormigas tienen la misma personalidad que tuvieron en la primera cinta. Aquí son intercambiables, grandes o insignificantes a conveniencia; desechables o esenciales; útiles o estorbosas.

La ligereza con la que se toma la construcción de personajes muestra las debilidades esenciales de un guión escrito a cinco manos e intervenido constantemente por productores codiciosos. Ésta no es, definitivamente, la apuesta comprometida y ambiciosa de la primera cinta.

Reseña: Ant-Man and the Wasp - Una decepcionante secuela
Imagen: Marvel

La debacle de un guión

Esperaba más de esta película. Esperaba una exploración más intrigante de la psicología convulsa de Hank Pym (que vimos desdoblada en Yellowjacket en la cinta pasada); esperaba una relación mucho más intensa (tanto como héroes como de interés romántico) entre Wasp y Ant-Man; esperaba un mucho mejor villano en Ghost; y esperaba una exploración muchísimo más interesante de esa parte tan desconocida del MCU, como es el Reino Cuántico.

Pero los personajes quedan en esta cinta caricaturizados a sus más básicas funciones. A pesar de que Rudd y Lilly tienen una química evidente en pantalla, que son simpáticos y sexys, que Michael Peña es genial siempre, que Abby Ryder Fortson es una revelación como Cassandra Lang, que Walton Goggins rifa siempre y que Hannah John-Kamen se esfuerza para ser tan ominosa como en Killjoys y tan vulnerable como en Black Mirror, la escritura no permite que ninguno de ellos se desarrolle en plenitud.

Como es evidente en muchas cintas de superhéroes, el peligro, los riesgos y el resultado final dependen también de la calidad de los villanos. Los ejemplos más extremos son, por supuesto, The Dark Night por un lado y Batman vs Superman por otro (para alejarnos tantito de Marvel). Aquí, las motivaciones de Ghost y de Burch son bastante pedestres y, más que un rival al poderío de los héroes, se convierten en estorbos convenientes para alargar una trama sencilla.

Reseña: Ant-Man and the Wasp - Una decepcionante secuela
Imagen: Marvel

Sin Ghost, sin Burch y sin Woo, la película hubiera tomado diez minutos en resolverse. El asunto es entonces bastante sencillo y simplemente se alarga para cuadrar escenas de acción y de comedia. En ningún momento esta forma tan artificial de extender un guión se para a considerar que, para pasar por alto –de forma más bien rápida y superflua– asuntos tan complejos como el microverso, van a tener que recurrir a una cantidad insana de diálogos explicativos.

Si son viejos fanáticos de cintas de ciencia ficción, sabrán que no hay nada más desesperante que los diálogos de exposición. Y esta cinta está llena de pláticas pseudocientíficas para justificar los elementos inexplicables del guión: pláticas sobre vibraciones cuánticas, sobre algoritmos de rastreo, sobre llamadas cuánticas, sobre relaciones cuánticas y solamente unas cuantas burlas autoconscientes al respecto.

Para acabarla de fregar tenemos ese horror de las viejas cintas de superhéroes en donde los villanos, para esclarecer sus motivaciones, tienen que hacer largos monólogos con flashbacks. Es así como entendemos el pasado de Black Goliath y Ghost y es así como los héroes se libran de ellos: se toman tanto tiempo explicando su procedencia que, por una distracción, los dejan huir. Eso ya era una burla en Austin Powers y se ve bastante ridículo en una cinta del 2018, después de tantas cosas logradas por el cine de Marvel.

La anterior cinta de Ant-Man podía existir perfectamente fuera del MCU. Pero esta cinta depende de películas anteriores y depende de la conclusión de Avengers 4, depende del humor de la precuela y depende del contexto pasado de sus personajes. De paso, depende de las estrafalarias convulsiones de un guión mal pensado y mal ejecutado; y de lo que pueden rescatar grandes actores frente a esta terrible escritura.

Finalmente, con un guión puramente enfocado en la comedia y una narrativa al servicio de las secuencias de acción, Ant-Man and the Wasp es una película que está hecha para divertir y nada más. No hay un verdadero placer ñoño en esta cinta, no hay una verdadera reflexión sobre el universo que habita, no hay ni siquiera algo original o independiente en ella.

Muchas personas que han visto Ant-Man and the Wasp salieron muy satisfechas del cine y esto que escribo no es para desestimar su placer o quitarle peso a su opinión. Simplemente creo que, como está sucediendo en muchos otros lados (Pixar, Star Wars, Jurassic Park etc.), las franquicias están llegando a su fin y las secuelas se están cansando de ser necesarias. Eso es lo que veo en el cine, una y otra vez, con las eternas continuaciones que se han intentado este año: hay algo cansino en verlas, la emoción se pierde y hoy, más que nunca, me decepciono de ir al cine para sólo divertirme. ¿No dice esto suficiente?

Reseña: Ant-Man and the Wasp - Una decepcionante secuela
Imagen: Marvel

Lo bueno
  • Las secuencias de acción.
  • Ver a The Wasp en acción.
  • La química de los personajes principales.
  • Las actuaciones que no decepcionan.
  • El PEZ de Hello Kitty.
  • Las secuencias de comedia.
  • Walton Goggins siempre.
  • La primera escena postcréditos que es lo mejor de la cinta.
Lo malo
  • El desperdicio de un gran elenco con personajes planos.
  • La banalización de las hormigas.
  • El puro espectáculo vacío de la cinta.
  • Los pésimos villanos.
  • Lo repetitivo de algunos chistes.
  • La ausencia de reflexiones interesantes.
  • La ausencia de placeres ñoños de referencia.
  • El espantosísimo guión.
  • El desperdicio de una gran cinta como fue la primera.
  • La dependencia de esta cinta y, al mismo tiempo, su relación superflua con el MCU.
  • La segunda escena postcréditos que es de lo peor de la cinta.

Veredicto

Reseña: Ant-Man and the Wasp - Una decepcionante secuela
Imagen: Marvel

Ant-Man and the Wasp cumple si quieres ver una cinta divertida, llena de acción y absolutamente hueca. Y, digo, en principio, no me molesta que una película sea así (aunque no creo que sea antitético hacer una producción divertida que también sea inteligente). La primera cinta era divertida y proponía guiños hermosos a los cómics; además de una intrigante introducción a las complejidades del microverso y personajes fascinantes. Aquí no hay nada nuevo, nada emocionante, nada que pueda renovar lo que ya se había hecho. Y creo que es una lástima.

Esta cinta, como todo lo que hace últimamente el MCU, va a gustar mucho… pero no creo que franquicias tan grandes puedan seguir sobreviviendo con estos cambios drásticos en la calidad de sus entregas. Ya lo dije, el 2018 parece ser el principio del fin de los multiversos porque estamos viendo cómo se agotan las narrativas en una eterna repetición mediocre, apenas disfrazada por brincos y risas.

ant-man-and-the-wasp-reseña-opinion-critica-marvel-avispa

Título: Ant-Man and the Wasp.

Duración: 118 min.

Director: Peyton Reed.

Elenco: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Peña, Randall Park, Michael Douglas, Walton Goggins, Abby Ryder Fortson, Judy Greer, Hannah John-Kamen, Bobby Cannavale, Tip “T.I.” Harris, David Dastmalchian, Michelle Pfeiffer, Laurence Fishburne.

País: Estados Unidos.

Ver más
Otras reseñas