SNK vendió parte de sus acciones a un príncipe heredero de Arabia Saudita

Electronic Gaming Development Company (EGDC) adquirió parte de las acciones de la compañía japonesa de videojuegos SNK.
(Foto: SNK)

En un movimiento financiero bastante extraño, esta mañana se informó que la popular compañía de videojuegos japonesa SNK, fundada por el exboxeador japonés Eikichi Kawasaki en 1973, y que estuvo detrás de múltiples juegos de arcade clásicos como Metal Slug, Fatal Fury o King of Fighters, había sido comprada por un Príncipe Heredero de Arabia Saudita. Pero eso no es lo más extraño.

Por suerte, no fue del toda precisa la información inicialmente. De acuerdo con una actualización de la compra de SNK, se reveló que la compañía Electronic Gaming Development Company (EGDC) con sede en Arabia Saudita, adquirió el 33.3% de las acciones de SNK. Lo curioso detrás del informe, es que el acuerdo fue financiado al 100% por el príncipe Mohammed bin Salman bin Abdulaziz Al Saud, el mayor accionista de EGDC. Quizá el nombre te suene conocido.

Según el reporte, tal parece que la adquisición de SNK por parte de EGDC forma parte de un programa llamado “Saudi Vision 2030”, como una idea del Príncipe para diversificar  la economía tradicional de su país basada en el petróleo, a travé de otros sectores como el turismo y la tecnología.

Sin embargo, lo malo de todo este acuerdo es la reputación del Príncipe. Mohammed bin Salman es una figura controvertida. Fue acusado de haber participado en el asesinato del periodista del Washington Post y disidente saudí Jamal Khashoggi, en 2018. Además de que también ha sido de tortura y la ejecución masiva de 37 civiles en 2019.

En 2015, SNK fue comprada por un grupo de inversores chinos para convertir sus propiedades en un universo multimedia al estilo del MCU.

ANUNCIO