La idea detrás de la iniciativa de Bionym, Nymi, es que los futuros métodos de autenticación tendrán que ser mucho más difíciles de hackear: en lugar de las contraseñas, Nymi se basa en los latidos de tu corazón.

El Nymi se lleva como un brazalete y monitorea nuestro ritmo cardíaco, una firma única para cada persona. Así se autentifica constantemente nuestra identidad, e interactúa con los dispositivos de forma inalámbrica. Si otra persona intenta utilizarla, detectará los diferentes ritmos y bloqueará los disositivos para el usuario.

Nymi 02

Los latidos del corazón son registrados por un electrocardiograma, además el dispositivo también incluye un sensor de proximidad y el detector de movimiento. Esto permite que algunos controles básicos sean accionados mediante gestos.

Un video promocional de la Nymi ofrece una visión convincente del futuro de este dispositivo: el coche se abre automáticamente al detectar al conductor, la computadora abre la sesión con sólo sentarse frente al tecado, o incluso se paga una taza de café al agitar la muñeca frente a la caja registradora.

El brazalete está aún en la fase de prototipo, y Bionym está animando desarrolladores a participar. Mientras tanto, el primer lote de dispositivos Nymi funcionará con una aplicación disponible para Android, iOS, Mac y Windows.

Se puede preordenar ya un Nymipor 79 dólares. Ese precio es de introducción para las primeras 25,000 personas, mientras que los siguientes brazaletes costarán 99 dólares. Los primeros envíos se realizarán durante la primavera de 2014.

Nymi 03

En caso de que Bionym logre el dispositivo resulte ser preciso con la autenticación, entonces podremos finalmente ser capaces de enviar las contraseñas molestas y anticuadas al basurero al que pertenecen.

vía Mashable

fuente Nymi

temas