La compañía no habría investigado ninguna de las denuncias por racismo ni discriminación que ha recibido por parte de los afectados.

A tan sólo un par de días de la presentación del nuevo Tesla Semi Truck, el primer camión eléctrico de Tesla, la compañía de Elon Musk vive un nuevo escándalo, que revelaría un ambiente tóxico dentro de la empresa.  El lunes pasado (13 de noviembre de 2017) se presentó una demanda colectiva por parte de trabajadores de la planta de producción en California de Tesla, en la que acusan a la empresa de ser un “semillero para el comportamiento racista”.

La demanda que se presentó esta semana ante el tribunal estatal de California sería, por lo menos, la tercera que se presenta este año por parte de trabajadores afroamericanos en contra de la compañía de Elon Musk.  Marcus Vaughn, el principal demandante, señala que desde su ingreso a la planta de Tesla, el pasado mes de abril, fue víctima de discriminación, donde incluso se referían a él y a otros de sus compañeros afroamericanos como “nigger” de manera constante. Vaughn revela que se quejó por escrito en el departamento de recursos humanos de la empresa, pero la compañía nunca investigó su denuncia. El demandante fue despedido en octubre por “no tener una actitud positiva”.

Esta no es la primera ocasión que la compañía vive un escándalo similar. Recordemos que a principios de año A.J. Vandermeyen, una trabajadora de Tesla, declaró que había sufrido acoso y sexismo dentro de la empresa de Elon Musk. En ese momento incluso la ingeniera presentó una demanda contra la compañía. Además, la compañía también enfrenta demandas por discriminación contra homosexuales y adultos mayores.

Hace meses, Elon Musk se defendió, indicando que todas las acusaciones en contra de Tesla son promovidas por la UAW (United Automobile Workers), el sindicato más importante de trabajadores de la industria la fabricación de automóviles de Estados Unidos.

fuente Venturabeat

temas