K5 Autonomous Data Machine se ahogó en la fuente de Washington Harbour

La tecnología esta tan avanzada que los robots prefieren suicidarse antes que trabajar.

La empresa Knightscope desarrollo un robot de 1.5 metros de altura, 130 kilos de peso que puede ir de un lado a otro a 4.8 kilómetros por hora, con cámara térmica, de vídeo y reconocimiento de placas de automóviles llamado K5 Autonomous Data Machine y lo puso a cuidar de la seguridad de los paseantes del centro comercial Washington Harbour, en la ciudad de Georgetown.

La cosa iba bien, hasta que el K5 decidió que era mejor idea suicidarse que seguir trabajando.

De acuerdo a la gente que “lo vio todo”, el robot K5 iba caminando por la plaza cuando cayó por las escaleras y terminó dentro de la fuente de la plaza. La imagen del robot mojado e inservible corrió por Internet y hasta Knightscope se burló del hecho en su cuenta de Twitter.

Muy sabia decisión de Knightscope. Reírse con todos antes de que todos se rían solo de ti. Evidentemente la empresa no quiere que este incidente sea la bandera que represente a sus robots de seguridad en el mundo. La teoría más coherente sobre lo que paso fue que el sistema GPS del robot falló; aunque también es muy probable que el robot odiara su trabajo y prefirió aventarse al agua que seguir un día más como vigilante de seguridad de un centro comercial. Pruebas de que odiaba su trabajo hay muchas. Se le ha visto tropezar con niños pequeños y seguir adelante sin darles una disculpa; sus peleas con los borrachos no terminan bien y la gente, la verdad, no lo baja de cámara de seguridad con ruedas.

¿Ustedes qué piensan? Acaso es una prueba más que el trabajo es tan malo ¿qué ni los robots quieren hacerlo?

fuente The Verge

temas