Robo de electricidad sería castigado con hasta 20 años de cárcel en México

El robo de luz eléctrica también podría ser catalogado como delincuencia organizada.
(Foto: Cuartoscuro)

Los diablitos eléctricos son parte de nuestro paisaje cotidiano que, de acuerdo con cifras oficiales, el último año generaron pérdidas de hasta 59 mil 173 millones de pesos. Con base en esta preocupación, en la Cámara de senadores, Morena ha propuesto la primera ley para sancionar a las personas que, bueno, a través de los llamados diablitos o cualquier otro tipo de instalación más sofisticada se roben la electricidad, con hasta 20 años de prisión por medio de la creación de la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en contra de la Infraestructura y el Sistema Eléctrico. Desde ahora, robar electricidad será catalogado, y léalo bien, como delincuencia organizada.

La iniciativa es del senador de Morena y presidente de la Comisión de Energía del Senado, Armando Guadiana, quien asegura que a pesar de que, si bien, el gobierno federal se ha preocupado por controlar el robo de hidrocarburos, aún no ha buscado una forma eficaz de hacerle frente también al robo de electricidad “cuando esta problemática también lesiona las arcas del Estado por miles de millones de pesos”, aseguró Guadiana, de acuerdo con el diario Excélsior. Actualmente, según el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional, alrededor de 40 mil usuarios en México consumen electricidad sin algún tipo de contrato, aunque también se ha detectado que el robo de electricidad no excluye a los gobiernos locales. En 2016, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) multó con 13 millones de pesos a un municipio de Saltillo, Coahuila, por utilizar un diablito durante al menos dos años para abastecer con luz a un parque en donde se llevaban a cabo actividades deportivas.

Así, según lo planteado por el legislador:

“Durante el procedimiento penal, el Ministerio Público de la Federación solicitará la prisión preventiva como medida cautelar, sin perjuicio de solicitarla conjuntamente con alguna otra”, dijo.

El pasado martes la iniciativa de ley fue aprobada en el Senado y plantea que las condenas vayan de los 16 a los 20 años de prisión incluso también, cuando los instrumentos de medición sean alterados para su funcionamiento normal y el consumo sea mayor a un millón de kwh, se detalla. Las sanciones dependerán de la cantidad de kwh que sean robados.

Las medidas entrarían en vigor el próximo 1 de enero.