No se podemos apreciar muchos detalles de este SUV, pero sabemos que las ambiciones de Musk para su nuevo auto son grandes.

Elon Musk presentó ayer, en su conferencia anual de accionistas de Tesla, la primera imagen oficial de su más reciente creación automotriz: el Model Y.

El también CEO de SpaceX, señaló que el Model Y será un hermano menor del Model X; es decir, se trata de una versión inferior, más pequeña y barata del mismo. La imagen sólo nos muestra la parte frontal del auto eléctrico, pero sin duda lo más interesante –a simple vista– es al parecer no tiene espejos retrovisores.

Por supuestos esto se vuelve un amplio camino para explorar en el terreno de las especulaciones. Por ejemplo, que el coche utilizará cámaras en lugar de los espejos, aunque las normas de seguridad tendrían que permitirlo primero. O tal vez, el Model Y utilizará el Autopilot para cubrir estas necesidades. Quizás, y esta es la teoría más arriesgada de todas, Elon Musk está insinuando que la ley debería permita por fin la conducción autónoma para el momento en el que el Model Y salga a la venta en el 2020.

Musk espera que la demanda del Model Y sea superior a la de Model 3 y así multiplicar la producción de la compañía hasta 10 veces más, pasando de 50 mil autos a 500 mil el siguiente año. Si consideramos que la fábrica Fremont se ha ampliado y que la construcción de tres posibles Gigafrábricas están a punto de concretarse, esta meta se vuelve totalmente plausible.

Otra cosa más, podremos conocer el nuevo Model Y a finales de este verano y Musk asegura que mejorarán su batería. Además se desharán significativamente del cableado general, lo que reducirá el tiempo y los costos de producción. La llegada del Model Y demuestra, junto al Model S, el Model 3 y el Model X, que Tesla es la compañía más “S3XY” de la industria automotriz.

fuente Electrek

temas