La compañía se dio cuenta de que cada vez más cinéfilos prefieren ver IMAX en 2D que en tercera dimensión.

No es un secreto para nadie que en la mayoría de los casos las películas que se anuncian en 3D son casi, casi, un fraude. Que ni son espectaculares, ni ofrecen una experiencia diferente al espectador, salvo por un par de escenas y que su única función es permitirle a los exhibidores cobrar un poco más por algo que en la mayoría de los casos es una mentira.

En Estados Unidos, la empresa IMAX se ha dado cuenta de este truco de los exibidores y distribuidoras, de cobrar más por el 3D cuando solo tiene un par de escenas, y han decidido alejarse de estas proyecciones. Pero su decisión no es tan loable como parece, sino más bien monetaria, porque los resultados de IMAX 3D en el segundo trimestre del año fue muy bajo.

El ejemplo más claro del ocaso del 3D en Estados Unidos es Dunkerque, la nueva película de Christopher Nolan. No la hemos visto, pero al parecer verla en IMAX es una experiencia inolvidable, de acuerdo a las reseñas que hemos visto y a Greg Foster, CEO de IMAX Entertainment.

Foster afirmó en una entrevista que los consumidores prefieren ver Dunkirk en 2D que en tercera dimensión en las pantallas IMAX. “La demanda de películas en 2D está comenzando a superar el 3D en Norteamérica”, sentenció.

La salida del 3D en IMAX es inminente. La empresa anuncio además que Blade Runner 2049 sólo se proyectará en pantallas IMAX en 2D, y que los estrenos solo serán exhibidos una semana en estas salas, con el fin de que la rotación más rápida les genere mayores ingresos.

fuente Slash film

temas