Huawei afirma que Estados Unidos conspira con ellos en el caso de robo de patentes

El Departamento de Justicia investiga a la empresa china por presunto robo de patentes para las cámaras de sus teléfonos.
(Getty Images)

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos se encuentra investigando a Huawei por un presunto robo de patentes de las cámaras que usan sus teléfonos inteligentes, pertenecientes al productor multimedia portugués, Raul Oliveira. Esta información fue publicada el 30 de agosto del presente año por el Wall Street Journal y además añade que la Fiscalía estadounidense también entrevistó al ex ingeniero de Huawei en Suecia en 2002 y 2003, Robert Read. Ante estos informes la empresa china emitió un comunicado en el que reconoce que Oliveira si les presentó su diseño en 2014, pero que ellos lo rechazaron al no estar interesados.

“Cuatro años después, -explica Huawei- a partir de abril de 2018 y hasta marzo de 2019, Oliveira comenzó a enviar correos electrónicos a Huawei, alegando que la cámara EnVizion360, diseñada y desarrollada independientemente por Huawei, había infringido sus patentes estadounidenses. En sus correos electrónicos repetidamente emitió amenazas, asegurando que, si Huawei no pagaba una cantidad exorbitante de dinero, iría a los medios y ejercería presión a través de canales políticos”.

Huawei rechaza las acusaciones de robo y afirma que ya proporcionaron a las autoridades estadounidenses documentos que apoyan su postura contra Oliveira, a quienes acusan de realizar “mayores esfuerzos para ejercer presión sobre Huawei a través de altos funcionarios del gobierno, tratando de hacer que la compañía cediera a sus demandas y entregara grandes sumas de dinero”.

El 26 de marzo de 2019, Huawei demandó a Oliveira ante un tribunal de los Estados Unidos para obtener una declaración de no infracción de las patentes estadounidenses del portugués, quien se negó a aceptar “la entrega de la denuncia y la citación de Huawei, lo que provocó la demora de los procedimientos judiciales”.

“Está claro que el Sr. Oliveira se está aprovechando de la situación geopolítica actual. Está impulsando una narrativa falsa a través de los medios de comunicación en un intento de capitalizar una disputa. Este tipo de comportamiento no debe fomentarse, ni debe considerarse una justificación racional para una investigación penal por parte del Departamento de Justicia de los Estados Unidos”, expresó en un comunicado.

En el documento, Huawei asegura que esta situación forma parte del plan de la administración de Donald Trump para que se prohíban los equipos de la empresa y para elloe stá utilizando todos kilos medios que tiene a su disposición “incluidos los poderes judiciales y administrativos, así como una serie de otros medios sin escrúpulos, para interrumpir las operaciones comerciales normales de Huawei y sus socios”.

Los medios que Huawei considera que se están usando en su contra son:

Instruir a las fuerzas del orden público para que amenacen, intimiden, coaccionen, convenzan e inciten a los empleados actuales y anteriores de Huawei a volverse contra la empresa y trabajar para ellos.

Buscar, detener e incluso arrestar ilegalmente a empleados y socios de Huawei.

Intentar atrapamientos, o pretender ser empleados de Huawei para establecer pretextos legales para acusaciones infundadas contra la compañía.

Lanzar ciberataques para infiltrarse en la intranet de Huawei y en los sistemas de información interna.

Enviar agentes del FBI a los hogares de los empleados de Huawei y presionarlos para que recopilen información sobre la compañía.

Movilizarse y conspirar con compañías que trabajan con Huawei, o tienen un conflicto comercial con Huawei, para presentar acusaciones sin fundamento contra la compañía.

Lanzar investigaciones basadas en informes falsos de los medios que apuntan a la compañía.

Desenterrar casos civiles antiguos que ya se han resuelto, y lanzando selectivamente investigaciones criminales o presentando cargos penales contra Huawei basados en reclamos de robo de tecnología.

Obstruir las actividades comerciales normales y las comunicaciones técnicas a través de la intimidación, la negación de visas, la detención de envíos, etc.

En un comunicado, el Departamento de Comercio estadounidense explicó que la “licencia general temporal” que le otorgó a Huawei tiene como objetivo “brindar a los consumidores de todo Estados Unidos el tiempo necesario para alejarse del equipo de Huawei”.

“A medida que seguimos instando a los consumidores a que abandonen los productos de Huawei, reconocemos que se necesita más tiempo para evitar cualquier interrupción”, admitió el secretario de Comercio, Wilbur Ross.