Google trabaja en tatuajes inteligentes para conectarnos a nuestros dispositivos

Google quiere convertir tu piel en una touchpad.
(EmbodiedInteraction)

Entre los muchos experimentos tecnológicos de Google que incluyen investigaciones en realidad virtual, realidad aumentada, el más extraño y que más llama la atención es el desarrollo de tatuajes inteligentes. Estos aparatos permitirían conectar nuestra piel a los dispositivos electrónicos y controlarlos con gestos y movimientos como si estuviéramos frente a la pantalla touch de un smartphone o una tablet.

También te recomendamos: Google actualiza sus políticas de privacidad para evitar que apps roben información de los usuarios

Oficialmente llamado SkinMarks, el experimento busca convertir el cuerpo humano en una gigantesca superficie touch para tomar control de, por ejemplo, nuestra computadora o dispositivos similares. Su funcionamiento se asemeja a lo que ya conocemos: podríamos interactuar con estos tatuajes con solo tocarlos, presionarlos o deslizar nuestros dedos sobre su superficie.

Loa tatuajes inteligentes tendrían que ser aplicados sobre algunas partes del cuerpo, en especial los nudillos de las manos o en la lateral de una falange. Esto habilitaría la opción de mandar órdenes al dispositivo conectado al tatuaje flexionando las articulaciones de los dedos.

¿Cómo funciona esta extraordinaria y futurista tecnología? Básicamente se imprime una tinta conductora que contiene sensores sobre un papel, mismo que será colocado sobre la piel. Sin embargo antes de que entre en contacto con ésta, tiene que someterse a un tratamiento térmico para que se pegue al tejido sin problemas. Los primeros prototipos colocan los tatuajes inteligentes sobre los nudillos usando diseños ajustados para esa parte del cuerpo.

“Usando un tatuaje de un grosor ampliamente reducido y de una flexibilidad mejorada, un SkinMark es lo suficientemente delgado y flexible para ajustarse a una geometría irregular, tal como la de las líneas de las articulaciones y los huesos sobresalientes” escribieron los investigadores.

El proyecto está siendo desarrollado por investigadores de la Universidad de Saarland, Alemania, y fue parcialmente financiado por Google mediante el programa Google Faculty Research Award.