Europa busca acabar con la obsolescencia programada de tablets y teléfonos

A través de la inclusión de nuevas reglas del "derecho de reparación" la Unión Europea planea combatir la obsolescencia programada.
(Foto: Getty Images)

“Sólo tenemos una Tierra y, sin embargo, en 2050 estaremos consumiendo como si tuviéramos tres”, dijo este miércoles el comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea, Virginijus Sinkevicius, para establecer la voluntad de crear nuevas reglas del “derecho a reparar” que tengan el objetivo de reducir la obsolescencia de productos tecnológicos como las tablets y los teléfonos, y mejorar los estragos del cambio climático para 2050.  

En teoría, esta iniciativa presentada por la Unión Europea permitirá que la vida de los teléfonos y las tables sea más duradera, para que continúen siendo útiles por mucho más tiempo. De acuerdo con The Verge, primordialmente la UE tiene como objetivo conseguir que los diseños de los dispositivos celulares sean más sostenibles. En pocas palabras, que los teléfonos y las tablets dejen de ser productos chatarra que sean fácilmente colocados en el cesto de basura, al ser más duraderos, reutilizables, actualizables, fabricados con materiales reciclados y, claro, que se conviertan en productos más fáciles de reparar. Entre los planes, también se incluye un esquema que permita a los consumidores -más voraces- de tecnología, tener la oportunidad de deshacerse de forma más simple de sus teléfonos.

“El modelo de crecimiento lineal de tomar, usar y descartar ha llegado a sus límites con el crecimiento de la población mundial y el consumo. Este modelo lineal nos empuja cada vez más cerca de una crisis de recursos”, advirtió Sinkevicius.

Está por verse el funcionamiento de esta iniciativa en la UE, pero la Comisión espera que dos de cada tres europeos utilicen por mucho más tiempo sus dispositivos si su rendimiento sigue siendo óptimo. La Legislación se encuentra en sus primeras etapas de desarrollo, por lo que todavía hace falta que los miembros de la UE y el Parlamento Europeo la aprueben antes de convertirse en ley.

Anteriormente la UE ya había introducido una serie de reglas de reparación que incluía aparatos electrodomésticos, televisores y lavadoras para contrarrestar su impacto ambiental.