Parecía un sueño, pero los coches voladores están más cerca de lo que pensábamos.

Desde hace por lo menos un año sabíamos que Larry Page, uno de los fundadores de Google y actualmente CEO de Alphabet, estaba invirtiendo más de 100 millones de dólares en el desarrollo de automóviles voladores. Page está usando su fortuna para construir el futuro con el que él soñaba de niño: un mundo con autos voladores al estilo los Supersónicos o el 2015 ficticio de Volver al Futuro II.

La inversión de Page se dividió en dos compañías: Zee.Aero y Kitty Hawk. Esta última ya presentó la primera versión de su coche volador (que parece más una motocicleta voladora o un drone enorme), un vehículo eléctrico para un solo pasajero, con ocho rotores que tiene el creativo nombre de Kitty Hawk Flyer. La moto/drone voladora fue diseñada por Sebastián Thrun, y, a pesar de ser sólo una primera versión, la idea es comenzar a vender los primeros modelos antes de que termine el año.

El primer vuelo de prueba de Kitty Hawk Flyer se realizó sobre un lago de San Francisco, por caer en la categoría de aeronaves ultraligeras no requiere una licencia de piloto bajo las actuales regulaciones de la FAA (Administración Federal de Aviación de Estados Unidos por sus siglas en inglés), lo cual podría ser una ventaja para la competencia que ya comenzó a surgir.

Todavía no se sabe cual será el precio comercial del coche/moto volador de Larry Page, pero las personas que estén interesadas en esta tecnología pueden pagar una tarifa única de 100 dólares para convertirse en “Flyer Discovery Member”, que les permiten tener acceso a noticias sobre el desarrollo del vehículo, videos, un simulador de vuelo y acceso a demostraciones del Kitty Hawk Flyer, siempre y cuando se viva cerca de San Francisco. También obtendrán “prioridad” al momento en que los vehículos salgan a la venta y un descuento de 2,000 dólares sobre el precio de venta… lo que indica que no será nada barato.

fuente The New York Times

temas