El aparato es el resultado de una colaboración con dos reconocidos diseñadores de muebles.

Aunque las televisiones actuales sólo se enfocan en la tecnología, hace no mucho tiempo estos aparatos también estaban pensados para servir como un mueble decorativo. Samsung nos regresa a esos tiempos con la nueva Serif, una pantalla que más allá de la calidad imagen, pone atención en el diseño.

Para conseguir el resultado deseado, la compañía surcoreana se apoyó en los reconocidos diseñadores franceses Ronan y Erwan Bouroullec, quienes crearon un producto realmente bello que a simple vista ni siquiera parece una televisión. Pero el trabajo de los diseñadores no sólo se limitó al hardware, pues su interfaz minimalista también fue concebida específicamente para este modelo.

Samsung-Serif-3
La silueta del aparato se asemeja a una letra “I” mayúscula con serifas.

La nueva Serif hace honor a su nombre, pues al verla de lado su silueta se asemeja a una letra “I” mayúscula con serifas. Su parte trasera está cubierta con tela, lo que esconde todo los cables manteniendo así su apariencia limpia y sencilla. Además, también incluye unas patas en caso de que se quiera colocar sobre el suelo.

Esta televisión estará disponible en tres colores –blanco, azul y negro–, y en versiones de 24, 32 y 40 pulgadas. Se podrá conseguir en Reino Unido, Francia, Suecia y Dinamarca a partir del 2 de noviembre, con un precio todavía por confirmar.

vía Gizmodo

fuente Ronan & Erwan Bouroullec Design

temas