Para garantizar la seguridad en las inmediaciones de los estadios, pero sobre todo para detener a las probables protestas que se llevarán a cabo durante el Mundial, el gobierno brasileño dotará a sus agentes con equipos al estilo de RoboCop.

Los 600 miembros de la Policía del Batallón de Grandes Eventos (BGEP, por sus siglas en portugués) de Río de Janeiro, una reciente unidad de seguridad pública creada exclusivamente para operar durante los 7 partidos de la Copa del Mundo de este año y los Juegos Olímpico de 2016, vestirán “armaduras” de 10 kilos de peso, las cuales también resisten altas temperaturas de hasta 427 °C.

El equipo que recibirán estos policías de élite esta conformado por un casco, así como un chaleco que protege espalda, pecho y hombros. Además tiene espacio para una pistola y su cargador, esposas, bastón protector y demás aditamentos que necesite el vigilante del orden para hacerle ver la realidad a los quejosos. Además, los agentes de la BGEP fueron entrenados por los luchadores de la MMA, Fábio Souza y Márcio Cromado, quienes les enseñaron técnicas de Jiu-Jitsu y Lucha Libre.

Esta unidad fue creada pensando en impedir que se repitan enfrentamientos similares a los que tuvieron lugar el año pasado durante la celebración de la Copa Confederaciones.

Durante la entrega del nuevo equipo, el teniente coronel Wagner Villares, señaló que el traje protege de golpes y detonaciones de petardos.

“Por debajo del chaleco de plástico que cubre la espalda y el pecho, hay otra capa de protección que absorbe y distribuye la fuerza de los impactos”, declaró Villares.

Más allá del apartado tecnológico, lo más probable es que las constantes alusiones a RoboCop que la prensa brasileña he hecho desde que se supo de la implementación del traje, se deban al reciente remake de la película, que fue dirigido por el cineasta brasileño Jose Padilla.

vía Sopitas

fuente Business Insider

temas