La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés) autorizó por primera ocasión la venta de exoesqueletos para uso médico, con lo que se abren nuevas posibilidades de mayor independencia para las personas con problemas motrices. 

El exoesqueleto que ha sido aprobado para su venta y uso terapéutico se llama ReWalk, un artefacto personal que funciona por medio de un sistema motorizado que se coloca sobre las piernas y el torso del paciente. Esto posibilita a una persona con lesiones en la médula espinal a caminar con la ayuda de unas muletas especiales y la asistencia de otra persona.

ReWalk-02

ReWalk pesa 21 kilos (pero se soporta gracias a su estructura, por lo que el paciente no realiza ningún esfuerzo de consideración), usa un software especial basado en Windows, y una batería que le permite funcionar durante un día antes de necesitar otra carga. Para manejar más fácilmente al exoesqueleto, el sistema cuenta con una serie de botones a la altura de la muñeca del usuario, colocados de manera similar a un reloj inteligente, desde donde se puede configurar al aparato para que realice tres funciones base: estar de pie, sentarse y caminar.

La aprobación de este artefacto marca un hito importante en el desarrollo de prótesis robóticas. Lamentablemente el precio de ReWalk es su mayor inconveniente, pues el dispositivo cuesta 69,500 dólares, por lo que su uso no será masivo, sino un lujo debido a que ningún seguro de salud en los Estados Unidos lo cubre por el momento.

vía Mashable

fuente Rewalk

temas