Luego de que la semana pasada llegaran los Google Glass a Reino Unido, ahora los cines han vetado el uso de estos dispositivos en sus instalaciones.

El anuncio fue hecho por la Asociación de Exhibidores de Cine, con el argumento de que las gafas pueden grabar video y que esto puede servir para vender copias piratas de las películas. Es por ello que a partir de ahora los británicos no podrán entrar a las salas de cine si traen puestos unos Google Glass.

Vale la pena recordar que esta no es la primera vez que sucede algo así, pues ya en Estados Unidos existe el antecedente de un hombre que fue detenido por la policía en una sala de cine, bajo la sospecha de grabar la película con los lentes.

Lo curioso es que los aparaos tienen una batería que dura apenas unos 45 minutos, por lo que sería necesario tener dos dispositivos para grabar toda la cinta, o acompañarse de alguien más. Por ahora, Reino Unido es el primer territorio fuera de Estados Unidos en donde están disponibles los Google Glass, cuya versión Explorer que pueden conseguirse por un precio de 1,000 libras esterlinas (1,600 dólares).

*Foto de portada: Giuseppe Costantino

vía The Independent

temas