Samsung , Apple y otros fabricantes vendieron más de 700 millones de smartphones en 2012. Gracias al popular modelo de contrato instituido por las compañías telefónicas, la industria de teléfonos inteligentes se ha asentado en un patrón cómodo. Los clientes compran teléfonos subsidiados por 100 o 200 dólares, y pagan poco a poco más de 500 o 700 dólares del precio de mercado en pagos mensuales, y finalmente compran un nuevo modelo cuando ese contrato de dos años expira.

Sin embargo, algo revolucionario parece estar en camino, el video de un concepto llamado Phonebloks quiere desafiar ese sistema, criticando la cantidad de residuos producidos por la industria. El vídeo ha recaudado más de 7 millones de visitas en tan sólo tres días.

Phonebloks 3

Phonebloks propone una solución para el proceso de actualización y desperdicio de los smartphones, así como de los vertederos de celulares descartados. Diseñado por de Dave Hakkens, este es un nuevo teléfono al más puro estilo de Lego, pues está compuesto por módulos o bloks, que fácilmente pueden ser sustituidos por cualquiera.

Cada componente del teléfono, desde el procesador, la cámara o la batería, son unidades autónomas que pueden ser desconectadas de la placa base e intercambiadas por una nueva. En lugar de tirar un teléfono completo, con Phoneblok  simplemente cambiaríamos el procesador para tener una unidad más rápida, o actualizaríamos la cámara a una con más megapixeles. Mejor aún, los teléfonos serían totalmente personalizables:  podríamos tener una batería más grande, ponerle o no altavoces, etc.
 

Phonebloks 2
Si el usuario está interesado en la fotografía, entonces sólo tiene que mejorar su cámara.

La idea es tan simple que se siente como si alguien ya debería haber construido un smartphone así. Y aquí es donde el idealismo y la realidad chocan. ¿Podría un dispositivo modular como los Phonebloks realmente funcionar? Según Limor Fried, fundador de Adafruit e ingeniero del MIT, la respuesta corta es:

“Esta idea es posible, y probablemente incluso sería compatible con un sistema operativo como Android. Los fabricantes de teléfonos reaccionan a la demanda, si los consumidores quieren baterías reemplazables, tornillos, formas de desmontar sus equipos, las empresas inteligentes van a reaccionar y ofrecerán esos servicios.”

El Phonebloks presenta dos problemas. Uno: costo. Para hacer que estos módulos funcionen bien independientemente, puede requerir componentes duplicados o recurrir a una combinación menos eficiente de los chips. Dos: tamaño. Con un diseño menos eficiente viene un teléfono más voluminoso.

Si bien la idea detrás del concepto Phonebloks realmente no es tan descabellada, sí va a tener problemas, va a estar compitiendo con las principales empresas de teléfonos inteligentes. Esas empresas obtienen ganancias mediante la venta de los nuevos teléfonos cada dos años. ¿Las empresas de telefonía quieren apoyar una plataforma que fomenta la sustitución de piezas poco a poco? Tal vez, sólo si ven que no va a afectar demasiado  las ventas existentes.

Phonebloks 2

El final del video hace que suene tan fácil reunir a las empresas de tecnología, fabricantes y diseñadores. Este será el verdadero reto, no construir un teléfono modular, sino convencer a las empresas que existen de obtener beneficios que deberían poner menos teléfonos en los vertederos y menos dinero en sus bolsillos. Entonces lo único que queda es convencer a los consumidores de que un teléfono más lento, más grueso y más caro vale más la pena que comprar el último modelo de Samsung o Apple.

vía Dailymail

fuente Phonebloks

temas