Normalmente, cuando hablamos de altas velocidades de transferencia de datos tendemos a pensar en transmisiones por soporte físico, con fibra óptica o cable coaxial, pero las nuevas pautas inalámbricas muestran grandes avances y ya se encuentran en velocidades de Gigabits por segundo (Gbps).

Como muestra de ello, el Instituto de Tecnología de Karlsruhe (KIT) de Alemania logró imponer un nuevo récord mundial de velocidad de transferencia inalámbrica de datos a 100 Gbps. Para conseguir dicha velocidad los investigadores del proyecto llamado Millilink aplicaron tecnología fotónica para generar señales inalámbricas a 237.5 GHz, separando los equipos a 20 metros. La base de la infraestructura es una red común de fibra óptica a la que se le acopla un receptor/mezclador fotónico capaz de transmitir la señal, y al otro lado, un circuito electrónico integrado recibe y descodifica la señal.

Millilink 02

Los investigadores del KIT admiten que la tasa de transferencia de datos depende de la cercanía en que se encuentre el equipo, y los 100 Gbps difícilmente se conseguirán si esté se encuentra a más de 20 metros, pero ya alcanzaron una más que aceptable transferencia de información de 40 Gbps a una distancia de 1 kilómetro.

Para las áreas rurales o con poca densidad demográfica esta investigación representa una alternativa barata y flexible a las líneas de fibra óptica, cuya extensión no se suele poder justificar desde el punto de vista económico. De acuerdo con los desarrolladores del proyecto, con una velocidad de 100 Gbps sería posible transmitir el contenido de un disco Blu-ray o de cinco DVDs sin cables en tan sólo cinco segundos.

El proyecto Millilink puede ser el iniciador del despliegue de redes de nueva generación.

vía ALT1040

fuente KIT

temas