El cable se forma con fibras que se unen como bloques de LEGO.

Investigadores de la Universidad de Stanford y del Department of Energy’s SLAC National Accelerator Laboratory, lograron crear un alambre conductor con un ancho de tres átomos a partir de diamondoids, las piezas de diamante más pequeñas que se conocen. Este material sólo se encuentran de forma natural, y es obtenido de los fluidos derivados del petróleo.

Para crear estos cables, los científicos usaron una técnica que emula a los bloques de LEGO, haciendo que cada átomo de azufre que se encuentra en los diamondoids se una a los iones de cobre que existen en los mismos, uno tras otro hasta crear una cadena. Con esta técnica han fabricado un cable conductor de electricidad en sólo media hora.

“Al igual que los bloques de LEGO, que sólo encajan en ciertas formas, determinadas por su tamaño y forma; el cobre y el azufre de cada bloque terminaron en medio formando el núcleo conductor del cable, mientras los diamondoids, más voluminosos, terminaron en el exterior formando la carcasa aislante”, afirmó Fei Hua Li, uno de los investigadores del equipo de estudiantes de post doctorado de Stanford que participan en la investigación.

Aunque ya existen otras técnicas para crear materiales que se auto ensamblen, esta es la primera vez que se logra crear un nanocable con un núcleo cristalino sólido y muy buenas propiedades electrónicas.

Estas son grandes noticias para la nanotecnología, y aunque la investigación aún se encuentra en una etapa temprana, esta fibra conductora tiene el potencial para crear materiales super conductores que no pierdan energía eléctrica.

“Lo que hemos demostrado aquí es que podemos hacer los cables conductores auto ensamblables más pequeños posibles con un proceso muy simple” afirmó el doctor Hao Yan, autor principal del artículo.

fuente Phys.org

temas