El proyecto conceptual tiene como objetivo identificar las emociones del conductor para prevenir accidentes.

La marca japonesa de automóviles de lujo se encuentra diseñando en colaboración con la agencia de publicidad M&C Saatchi Australia un automóvil que será capaz de conectarse de una manera más profunda con el conductor al sincronizar el ritmo de iluminación externa del prototipo con los latidos de corazón de la persona que esté al volante.

El Coupe RC-F está cubierto en su totalidad con pintura electroluminiscente que brilla al ser estimulada por una descarga eléctrica, las cuales provienen de un circuito que recolecta la información de una serie de sensores que están conectados al cuerpo del conductor.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=Q3N7BOLDR5w]

La finalidad de coordinar la iluminación del auto con el ritmo cardíaco del ocupante es la de identificar el estado de ánimo de éste. Por ejemplo, si la persona enfrente del volante está a punto de dormirse, o se encuentra en medio de un ataque de ira/desesperación será facilmente reconocible y así será más sencillo prevenir accidentes y evitar alguna tragedia.

Al respecto, Ben Cooper (director creativo de M&C Saatchi) opina:

“Coordinar esta característica del automóvil con las reacciones físicas del conductor puede brindarnos información muy valiosa. El saber quien está manejando con exactitud un automóvil puede prevenir muchos percances”

Esta iniciativa es un proyecto que aún se está desarrollando y los creadores de éste aún están evaluando si es conveniente implementar esta característica en todos sus modelos.

¿Cómo se vería una avenida a vuelta de rueda en la Ciudad de México si este tipo de automóviles se implementara en la capital del país?

vía The Verge

fuente Wired

temas