Elon Musk no es el único habitante de Silicon Valley con ideas innovadoras.

Larry Page, uno de los fundadores de Google y actualmente CEO de Alphabet, probablemente fue uno de los muchos jóvenes de los ochenta que se entusiasmó con el final de Volver al Futuro. O eso parece, por su enorme inversión, que sobrepasa los 100 millones de dólares, en el desarrollo de automóviles voladores.

De acuerdo con Bloomberg, mientras Google se concentra en los coches autónomos, en secreto Page ha invertido grandes cantidades de su dinero personal en dos compañías (Zee.Aero y Kitty Hawk) distintas que se encuentran desarrollando autos voladores.

“Larry Page está usando su fortuna para construir el futuro con el que él soñaba de niño” indica Bloomberg.

El prototipo de Zee.Aero
El prototipo de Zee.Aero

Zee.Aero es la compañía detrás del coche volador que se dejó ver por Mountain View a finales del 2013, del que incluso se especuló que era propiedad de Google. Ese automóvil es el prototipo funcional de la compañía, en su desarrollo trabajaron ingenieros de la NASA, Boeing y SpaceX. En Zee.Aero Page ha invertido más, pagando la renta de las oficinas de la compañía desde hace años, además de acondicionar el lugar, que está lleno de obras de arte y el motor del primer cohete de SpaceX, un regalo personal de Elon Musk.

Por su parte, Kitty Hawk ha desarrollado un vehículo volador que es similar a un dron gigante o un helicóptero de uso personal. El presidente de Kitty Hawk es un colaborador de Page, Sebastian Thrun, quien fue la principal cabeza detrás del proyecto de coche autónomo de Google.

No es seguro si este amor de Larry Page por los coches voladores llegará a convertirse en un producto comercial, pero es un hecho que es un proyecto que entusiasma al millonario tecnológico.

fuente Bloomberg

temas