Se filtra una negociación entre Sony y la producción de la nueva película de James Bond.

James Bond no es sólo uno de los espías más letales del planeta, sino que también es muy estricto en cuanto a los gadgets que usa en el día a día, buscando siempre lo mejor en el mercado. Lo anterior quedó de sobra demostrado con una serie de emails obtenidos de la gran filtración de documentos de Sony que publicó WikiLeaks.

En los correos electrónicos, mandados en octubre del año pasado, se puede ver que Sony negoció con Andrew Gumpert, presidente de negocios globales de Columbia Pictures, ofreciéndole 5 millones de dólares para que Daniel Craig apareciera usando un Xperia Z4 en la nueva película Spectre.

“Más allá del factor monetario, como ustedes saben, hay un factor creativo por el cual al director [Sam Mendes] y a Daniel [Craig] no les gusta el teléfono de Sony para nuestra película. James Bond sólo usa lo ‘mejor’, y ellos –subjetivamente– creen que Sony no es lo ‘mejor'”, indicó Gumpert a Sony.

Sony no sólo planeaba invertir el dinero suficiente para que James Bond usara su teléfono, sino que ofrecía 18 millones de dólares en patrocinios de otros conceptos de la producción. Como segunda opción, Sony barajaba la idea de pagar una menor cantidad de dinero para que el personaje de Q (Ben Whishaw), el encargado de la división de investigación y desarrollo del Servicio Secreto Británico en las películas de Bond, apareciera usando el Xperia Z4.

Inicialmente resultaba extraño que la producción no aceptara usar el nuevo teléfono de Sony, marca que ha portado el espía en todas las cintas de la franquicia desde que Daniel Craig interpreta a Bond. Pero, en otro de los mails, se especula con respecto a que Samsung había ofrecido 50 millones dólares totales buscando asociar su marca con la franquicia.

fuente The Verge

temas