Esta es una de esas historias que tienen moraleja.

Melanie Tan Pelaez es australiana, tiene 34 años y está embarazada. Hace unos días se quedó dormida sobre su iPhone 7 cuando un repentino dolor, hormigueo, entumecimiento y dificultad para respirar la despertó. Su brazo tenia severas quemaduras con la forma del teléfono y el cable del cargador. Aunque parezca resumen de un capitulo cualquiera de alguna serie de terror, no lo es. Esto realmente pasó en Australia.

Tan acudió a urgencias dos veces y, de acuerdo a sus declaraciones, cuando quiso pedir ayuda a Apple, la compañía negó que pudiera ser el teléfono “porque no tenía un olor distinto”.

“Apple parece pensar que el teléfono no es culpable, ya que está diseñado para apagarse, pero mi lesión muestra que este no es el caso. Sólo tengo suerte porque podría haber sido mucho peor “, dijo Melanie.

astralia

La compañía tomó el teléfono y lo mandó a California para realizar pruebas más extensas y comprobar si la historia de la australiana es real (aunque los doctores afirman que las quemaduras tienen la misma forma del teléfono). También le ofrecieron un nuevo iPhone 7, pero Melanie lo rechazó.

“Me rehusé la oferta de un teléfono de reemplazo porque ya no confío en el dispositivo. Sólo quiero aumentar la conciencia para que la gente no tenga que sufrir la misma lesión que yo”

Mientras esperamos que Apple revele los resultados de las pruebas solo podemos sacar una conclusión de todo esto: No duerman con sus teléfonos.

fuente news.com.au

temas