Uber quiere patentar detectar pasajeros ebrios

(Imagen: Uber)

Después de que la información se filtró, el CEO de Uber confirmó la información.

Uber volvió a verse envuelta en un escándalo luego de que Bloomberg reveló que, a finales del año pasado, el servicio sufrió un ataque que vulneró la seguridad de las cuentas y datos personales de 57 millones de usuarios de Uber de todo el mundo. A pesar de la magnitud de la brecha, la compañía decidió no hacer público el hackeo y, por el contrario, tomó la decisión de aceptar el chantaje de los atacantes, que exigieron 100,000 dólares a cambio de borrar toda la información que habían robado.

Después de que se dio a conocer la información, Dara Khosrowshasi, CEO de Uber, publicó un comunicado en el que confirma la historia de Bloomberg. Eso sí, Khosrowshasi aclara que la decisión de aceptar el chantaje fue tomada por la directiva anterior, y asegura que no hay indicios de que datos sensibles como números de tarjetas de crédito o de cuentas bancarias se hayan visto comprometidos.

“Recientemente descubrí que, a fines de 2016, nos dimos cuenta de que dos personas ajenas a la empresa habían accedido inapropiadamente a los datos de los usuarios almacenados en un servicio de terceros basado en la nube que usamos como respaldo. El incidente no violó nuestros sistemas corporativos o nuestra infraestructura. Nuestros expertos consideran que no encontraron ningún indicio de que se haya descargado el historial de ubicaciones de viajes, números de tarjetas de crédito, números de cuentas bancarias, números de Seguro Social o fechas de nacimiento. Sin embargo, las personas pudieron descargar archivos que contienen una cantidad significativa de otra información personal, que incluyen: los nombres y números de licencia de conducir de alrededor de 600,000 conductores en Estados Unidos y alguna información personal de 57 millones de usuarios de Uber en todo el mundo. (…) Nada de esto debería haber sucedido, y no daré excusas. Aunque puedo borrar el pasado, puedo comprometerme en nombre de cada empleado de Uber q que aprenderemos de nuestros errores. Estamos cambiando la forma en que hacemos negocios, poniendo la integridad en el centro de cada decisión que tomamos y trabajando duro para ganar la confianza de nuestros clientes”, explica el CEO de Uber.

Supuestamente Joe Sullivan, jefe de seguridad de Uber, fue quien tomó la medida de pagar a los hackers y ocultar la información a los directivos más importantes. Por eso, Sullivan fue uno de los despedidos. Uber afirma que, para evitar que este tipo de situaciones vuelvan a pasar, ofrecerán a los conductores del servicio un nuevo sistema de protección de identidad gratuito.

vía Bloomberg

fuente UBER

temas