Twitter tampoco tolera que usuarios deseen la muerte en su plataforma

¿Apoco estamos tan graves como para que nos digan como comportarnos?
Foto: Getty Images

¿En qué momento el Internet dejó de ser cool y se convirtió en un vertedero de basura? El mundo ya es lo suficientemente horrible como para entrar a Twitter y darte cuenta que hay un montón de personas deseándose la muerte e incitando al odio en 2021. Somos cavernícolas.

Digo, todos tenemos una opinión pero hay un límite, ¿no? Ahora, Twitter también ha advertido que tampoco tolerará el comportamiento abusivo en forma de malos deseos, incluyendo la muerte, enfermedades físicas o accidentes.

“No toleramos ningún contenido que promueva, incite o exprese el deseo o la esperanza de que una persona o un grupo de personas se mueran, sufran daños físicos graves o se vean afectados por enfermedades severas”, advierte Twitter en sus políticas sobre el comportamiento abusivo.

Las políticas de Twitter sobre esta clase de comportamiento abusivo incluye ejemplos para que quede claro qué clase de mensajes quedan prohibidos dentro de la plataforma. Por ejemplo, si le desearas a una persona la muerte con un tuit que diga: “Espero que te dé cáncer y te mueras”, o que sufra un accidente grave de esta forma: “Ojalá que la próxima vez que hables así, te pase un auto por encima”, supondría la eliminación del contenido e incluso el usuario podría perder la posibilidad de tuitear durante algún tiempo.

Por supuesto, estos ejemplos podrían ser menos radicales que los que hemos leído en otras ocasiones, pero también desearle la muerte o lesiones físicas a un grupo de personas también está prohibido: “Si este grupo de manifestantes no se calla, se merecerá que le disparen”, es otro ejemplo.

Las sanciones para los infractores pueden derivar en la suspensión definitiva de su cuenta si perseveran en su comportamiento.

Recientemente, Twitter también suspendió algunas cuentas por haber violado “las reglas de spam y manipulación de la plataforma” en torno a la política en México.

***

¿Cómo funcionan los bots en la política?