Uno de los servicios que permite guardar fotos de Snapchat aceptó que sus servidores fueron hackeados.

Luego de que hace unos días se diera a conocer el robo de fotos privadas de unas 200 mil cuentas de Snapchat desde aplicaciones de terceros, el servicio de Snapsaved confirmó el fin de semana pasado que sus servidores habían sido hackeados. Sin embargo, los responsables aseguran que la brecha de seguridad permitió el robo de sólo 500 MB en imágenes.

No es que sea poco, pues tal cantidad de datos equivale a unas 10 mil imágenes, pero la cifra queda lejos de los 13 GB que se había manejado en un principio.

Snapsaved también señala que todo se debió a una “mala configuración” en sus servidores Apache, y que la falla no comprometió información personal. Además, el servicio ya procedió a eliminar su base de datos y el sitio web snapsaved.com. La carta, publicada en la página de Snapsaved en Facebook, termina con una disculpa para sus usuarios:

“No queríamos causarle ningún daño a SnapChat o a sus usuarios, sólo queríamos ofrecer un servicio único.”

El daño ya está hecho y aunque es probable que al final de cuentas la magnitud del llamado The Snappening sea menor a lo que se pensaba, lo sucedido es un grave ejemplo de lo puede pasar si los usuarios de una aplicación como Snapchat utilizan herramientas no autorizadas. Peor aún, cuando están hechas para realizar acciones que van en contra del propio espíritu del servicio principal que, en este caso, es el de no almacenar archivos.

* Foto de portada: Maurizio Pesce

fuente Snapsaved.com (Facebook)

temas