La versión gratuita del servicio de almacenamiento de Microsoft se reducirá a un tercio.

Hace más de dos años, Microsoft aprovecho el cambio de nombre de SkyDrive a OneDrive para intentar reposicionar a su servicio de almacenamiento en la nube.

En ese momento realizó una estrategia agresiva, intentando comerle mercado a Dropbox y Google Drive, la cual consistió en pasar de obsequiar 7 GB gratuitos a 15 GB, además de reducir sus precios hasta en un 70 % en sus versiones de paga y darle espacio ilimitado a los clientes de Office 365.

El año pasado, producto de un sobreuso de la nube de Microsoft, la compañía anunció que algunos usuarios de Office 365 abusaron del servicio. Por eso, indicó que reduciría los planes y el limite de almacenamiento en sus servidores a partir del 2016. Hoy finalmente se anunció que todos los usuarios del servicio se verán afectados a partir de julio.

Los que más verán caer la posibilidad de almacenamiento son los usuarios gratuitos, que en lugar de 15 GB ahora sólo tendrán disponibles 5 GB. Los usuarios de Office 365 ahora “sólo” tendrán 1 TB. Los planes de pago de 100 y 200GB desaparecerán, y sólo estará disponible un plan de 50GB.

“Somos conscientes de que se trata de cambios importantes en un servicio en el que confías, así que nos gustaría disculparnos por cualquier inconveniente que te puedan causar. Hemos tenido que tomar esta difícil decisión para poder garantizar el funcionamiento sostenible de OneDrive en el futuro”, indica el correo que se le envió a los usuarios del servicio.

Si el usuario no migra sus archivos en el tiempo límite, la compañía bloqueará su cuenta a menos de que decida pagar por almacenamiento extra y, después de un tiempo, borrará su información. Los usuarios de OneDrive gratuito que sobrepasen los 5 GB de información recibirán Office 365 gratis por un año, pero es necesario contar con una tarjeta de crédito.

fuente Microsoft

temas