Disney buscaría debilitar a Netflix y fortalecer a su nuevo servicio de streaming.

De acuerdo con The Wall Street Journal, detrás del intento de Disney por comprar 21st Century Fox se encuentra un enorme plan de la compañía, que tendría como fin fortalecer su nuevo servicio de streaming que competirá directamente con Netflix.

La compra de 21st Century Fox le daría a Disney el control de Hulu (con la que Marvel lanzará Runaways), de la que Fox posee 30% de la participación; así como el 39% de Sky, el distribuidor europeo en el que Fox invirtió 15 mil millones de dólares el año pasado. Pero el diario financiero también señala que, al terminar su relación con Netflix, Disney no renovaría las series exclusivas que había desarrollado en conjunto con Netflix, es decir, Daredevil, Luke Cage, Jessica Jones, Iron Fist y The Defenders.

Anteriormente Disney había indicado que retiraría todas sus películas de Netflix en el 2019, pero había dado a entender que las series desarrolladas en conjunto con Netflix no tendrían problemas en mantenerse en la plataforma. De acuerdo con The Wall Street Journal, eso se acabó, y Disney romperá toda relación con Netflix en el 2019, plataforma a la que ahora ve como una competencia directa.

Eso no quiere decir que las series serán canceladas, sólo que los nuevos episodios ya no se transmitirían por Netflix, sino en el nuevo servicio de Disney. Con esto, comenzaría un extraño lío para los fans, debido a que, por cuestiones de derechos, probablemente las primeras temporadas de las series se mantendrían en Netflix, mientras que las siguientes serían exclusivas de la plataforma de Disney.

Por el momento el acuerdo con Fox parece estancado, pero si Disney considera que la compra fortalecerá su nueva plataforma, es muy probable que busque comprar la división de cine y entretenimiento de la compañía de Rupert Murdoch. Si la compra de 21st Century Fox se cierra, veríamos un enorme reacomodo de fuerzas en el mundo del entretenimiento.

fuente The Wall Street Journal

temas