La mayor experta en cactáceas de México fue honrada por Google con un Doodle.

La bióloga mexicana Helia Bravo Hollis

(Google)

Google lanzó el día de hoy, 30 de septiembre, uno de sus tradicionales Doodles dedicado a recordar a la científica y botánica mexicana Helia Bravo Hollis. Con esto, Google festeja el aniversario de nacimiento número 117 de Bravo Hollis.

Bravo Hollis era considerada la mayor autoridad sobre cactáceas de México, además de una experta en protozoología, flora acuática, flora y vegetación de zonas tropicales y áridas.

En Google recuerdan estas palabras de la investigadora emérita de la UNAM:

“He hecho todo con amor, pasión y coraje. Nunca he trabajado por un salario. Todo ha sido para la investigación”.

Helia Bravo Hollis nació en 1901 en la Ciudad de México, y vivió toda su infancia en la zona de Mixcoac. Gracias a que, en ese entonces, la capital todavía tenía muchas zonas verdes, ella pudo despertar un interés temprano por la naturaleza al salir a caminar con su padre.

La joven Bravo Hollis estudió en Escuela Nacional Preparatoria, donde tomó clases con Isaac Ochoterena, quien la animó a acercarse a las ciencias biológicas. En ese entonces no existía la carrera de biología, por eso entró a estudiar medicina en la Universidad Nacional de México (la UNAM antes de tener su autonomía). Se mantuvo sólo un año en medicina, debido a que la institución abrió la carrera de biología, y ella pidió su cambio de inmediato.

(UNAM)

Bravo Hollis se especializó en el estudio de las cactáceas de Tehuacán, además de ser una experta en
la zoología de los protozoarios. Al terminar la carrera, primero como ayudante de Ochoterena, entró a dar clases en la Escuela Nacional Preparatoria, y luego tuvo una plaza.

En 1929, el año en que la UNAM obtuvo su autonomía, entró al Instituto de Biología de la UNAM, abandonando la docencia y dedicándose al 100% a la investigación. Un año después, se quedó a cargo del Herbario Nacional.

Después de una década alejada de la vida académica, en los años 50 regresó a dar clases a la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional. Eso la motivó a volver a dar clases en la UNAM. Además, fundó y dirigió el Jardín Botánico de la UNAM.

Por si fuera poco, mucha flora y fauna han sido bautizados para rendirle homenaje, incluyendo la Heliabravoa Backeb, una cactácea mexicana, el Ariocarpus bravoanus y el cactus Opuntia bravoana.

La bióloga mexicana falleció el 26 de septiembre del 2001, a los 99 años de edad. Su legado vive a través del Jardín Botánico Helia Bravo Hollis en Puebla, que alberga muchas especies de cactáceas en peligro de extinción y se ha convertido en un destino popular para estudiantes, científicos y turistas.

fuente Google blog

temas