Acusan a Google de crear herramientas de espionaje contra la formación de sindicatos

Los trabajadores aseguran que Google creó una extensión para Chrome con la cual espían sus reuniones para discutir los derechos laborales.
(Foto: Shutterstock)

Empleados de Google dieron a conocer que los líderes de la compañía están desarrollando una herramienta de vigilancia interna con el fin de monitorear los intentos de algunos trabajadores para formar un sindicato, organizar protestas y discutir los derechos laborales.

De acuerdo a la revista Time, algunos trabajadores descubrieron a principios de mes que un equipo dentro de la compañía estaba creando la nueva herramienta para el navegador personalizado Google Chrome instalado en todas las computadoras de los trabajadores y utilizado para buscar sistemas internos.

La herramienta informaría automáticamente a los empleados que crean un evento de calendario con más de 10 salas o 100 participantes, de acuerdo con la nota del empleado. La explicación más probable, según el memorando, “es que este es un intento de liderazgo para aprender de inmediato sobre cualquier intento de organización de trabajadores”.

Por su parte, Alphabet Inc., la compañía a la que pertenece Google, dijo “Estas afirmaciones sobre el funcionamiento y el propósito de esta extensión son categóricamente falsas. Este es un recordatorio emergente que pide a las personas que sean conscientes antes de agregar automáticamente una reunión a los calendarios de un gran número de empleados “.

Google afirmó que la extensión de Chrome fue creada por un aumento en el correo no deseado en torno a calendarios y eventos, más no para recopilar información de identificación personal, ni detiene el uso de calendarios, sino que agrega un aumento de velocidad cuando los empleados se comunican con un grupo grande.

Las opiniones conflictivas de la herramienta subrayan la creciente tensión entre el liderazgo de Google y los empleados de rango. En los últimos 18 meses, los empleados protestaron por el manejo de las quejas de acoso sexual por parte de los líderes y lanzaron campañas internas contra algunos proyectos de Google, incluido un motor de búsqueda censurado en China y un contrato con el Pentágono para analizar imágenes de drones.