Los titulares de los derechos de las transmisiones denunciaron al servicio por piratería, y todo indica que nunca estará disponible.

Hace un par de meses Matías Said, el CEO y fundador de Sportflix, estuvo muy activo en diferentes medios de comunicación presentando a su plataforma Sportflix, un servicio tipo Netflix que -en teoría- permitiría a sus usuarios ver todo tipo de eventos deportivos a través de streamings en vivo.

En su cuenta oficial en Facebook el servicio presumía los logos de la NBA, la NFL, la MLB, la MLS, la NHL, la UFC, la Formula 1, el Comité Olímpico internacional, el PGA Tour, Roland Garros, el torneo de tenis de Wimbledon, las ligas de futbol de Italia, España, Alemania, Argentina, Brasil, Francia, Reino Unido, México y los torneos de selecciones de la UEFA, CONCACAF y CONMEBOL, así como la Copa Libertadores, la Sudamericana y la Champions League.

Said, en muchas de sus entrevistas, indicó que estaba en negociaciones con Televisa, TV Azteca, ESPN y Fox Sports, supuestamente para compartir transmisiones. Pero, poco después de que se publicaron las entrevistas, todos los medios mencionados afirmaron que nunca entablaron negociaciones con Sportflix, y recalcaron que no estaban dispuestos a compartir sus contenidos con otras compañías.

De inmediato el Fiscal de Propiedad Intelectual de la PGR, Arturo Velasco, declaró que esperaba denuncias para actuar contra Sportflix si comenzaban a trasmitir contenido protegido por su copyright. En Argentina y Brasil los titulares de los derechos de la Liga Argentina y la Liga Brasileña (Turner y Globo) acusaron a la plataforma con la Latin America Anti-Piracy and Intellectual Property Consulting, y mencionaron que, si Sportflix ponía en funcionamiento su plataforma, sería a través de transmisiones piratas e ilegales.

Se suponía que Sportflix iniciaría operaciones el 30 de agosto, pero a una semana de la fecha todo indica que el proyecto naufragó. La página de Sportflix en Facebook fue eliminada, y sus cuentas en Twitter e Instagram se volvieron privadas. Por si fuera poco, Vivian Smith PR Consulting, la agencia de relaciones públicas encargada de promocionar a Sportflix -y la responsable de conseguir las entrevistas de Said con los medios-, lanzó un comunicado informando que habían roto su relación con Sportflix:

“Comunicamos que desde el día 23 de agosto de los presentes, Vivian Smith PR Consulting ha dado por terminada su relación de negocios con la marca Sportflix, por así convenir a nuestros intereses y derivado del incumplimiento generalizado de sus representantes en diversos tratos alcanzados con clientes nuestros”, se puede leer en el breve comunicado.

El fin de semana FOX Sports anunció que, en conjunto con Televisa, ESPN y TNT, presentaron una denuncia en contra de Sportflix ante el IMPI (Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial).

“FOX Sports formó parte de la denuncia que se emprendió en contra de Sportflix, junto con toda la industria en general, otros canales de televisión deportivos, dueños de los derechos deportivos, quienes mandaron cartas negando tener acuerdos (con Sportflix), lo que coincidió con los tiempos de la organización del foro antipiratería. Gracias a eso, el IMPI nos dio la razón y empezó a investigar”, reveló Carlos Martínez, presidente de FOX Networks Group Latin America.

La página de Spotflix todavía permite pre-registrarse, pero antes de hacerlo aparece el siguiente mensaje:

Es casi seguro que Spotflix pensó que, mostrando a las cadenas el interés de la audiencia por la plataforma deportiva, podría lograr que aceptaran negociar los derechos de las transmisiones deportivas. Pero la estrategia fue un fiasco, porque solo logró enojar a los titulares de los derechos, clavando los clavos de su propio ataúd. Con los problemas que vive actualmente, es poco probable que Sportflix pueda volver a levantar cabeza. Una verdadera lastima, porque, sin duda, tenía mucho potencial como idea, pero pocas oportunidades de ser una realidad.

vía El Finaciero

fuente Milenio

temas